Blogia
Máximo Kinast Avilés

CHILE, PRIMER PAIS DEL MUNDO EN PRIVATIZAR EL MAR

Punta Arenas, 14 de Abril del 2010

Señor

Editor de Medio de Comunicacion y Difusión Pública

Presente.

De nuestra mayor consideracion:

Hacemos llegar a su prestigioso Medio, de como se Fraguo la Privatizacion de nuestro Mar en Chile. y el Rol que tuvo el Tribunal Constitucional, en toda esta accion privatizadora.

Chile: el primer país del mundo en privatizar el mar

La industria salmonera, que provocó el mayor desastre ambiental de la historia de Chile, fue premiada por la Concertación y la derecha con la entrega en propiedad del mar austral de Chile. Esto mediante las modificaciones a la Ley de Pesca y Acuicultura recientemente promulgada.

Para conseguirlo, el Tribunal Constitucional se negó a dar un examen de constitucionalidad solicitado por 34 diputados. No dudo en falsear la realidad para conseguir ese objetivo. Toda la institucionalidad chilena ha quedado en ridículo. La Constitución ya no vale nada. 

Valparaíso.- Este 8 de abril fueron publicadas en el Diario Oficial, las modificaciones a la Ley General de Pesca y Acuicultura, que en lo sustancial, privatizan el mar chileno al permitir que las concesiones de acuicultura puedan ser hipotecadas.

Aunque el proyecto fue impulsado por el gobierno de la “socialista” Michelle Bachelet, fue Sebastián Piñera el encargado de promulgarla. Lo hizo, a sabiendas que el Tribunal Constitucional analizaba un requerimiento de inconstitucionalidad presentado el 22 de marzo por 34 diputados.

No es casualidad que al hacer el anuncio de que las citadas modificaciones ya son Ley de la República, el ministro de economía Juan Fontaine se haya hecho acompañar de Cesar Barros, presidente de la patronal Salmón Chile y cara visible de esta industria que depredó y contaminó los mares de la Décima Región sin nunca haber sido sancionada por ello.

Fontaine señaló que los cambios realizados permitirán mejorar el ordenamiento territorial de la salmonicultura y adoptar medidas sanitarias más estrictas a todo el proceso productivo. “La ley es el primer paso, vienen 17 reglamentos que vamos a trabajar a toda máquina para producir y crear estas condiciones de desarrollo y hacer posible que este sector, que llegó a exportar 2 mil 600 millones de dólares y a representar empleo directos e indirectos para pequeñas y medianas empresas en la cadena productiva, tenga el vigor que corresponde y ayude al desarrollo de las regiones".

El ministro no hizo mención al aspecto más relevante del proyecto, contendido en el artículo 81 bis, que permite que las concesiones de acuicultura, que han sido entregadas gratuitamente por el Estado a los empresarios salmoneros, puedan servir de prenda para que estos puedan pagar los 2 mil 500 millones de dólares que adeudan a la banca.

Este acápite del proyecto, por medio del cual se le enajena a todos los chilenos este bien nacional de uso público, era el aspecto central que reclamaban como inconstitucional los 34 diputados que firmaron el requerimiento.

También habían defectos de forma contenidos en el trámite legislativo de esta nueva normativa, como el hecho de que no se le consultó a la Corte Suprema a pesar de que se modifica la función de los tribunales, quienes serán llamados a ejecutar las hipotecas.

Es importante recordar que, cuando a mediados de 2008 se hizo evidente la crisis provocada por las salmoneras, la presidenta Michelle Bachelet, ordenó la creación de la “Mesa del Salmón”, disponiendo, además, de 450 millones de dólares en préstamos con aval del estado a las empresas. A los trabajadores y a las comunidades afectadas por la contaminación no les dio nada.

A cargo de la citada Mesa puso nada menos que a Felipe Sandoval, quien durante el Gobierno de Ricardo Lagos, en su calidad de subsecretario de pesca, fue el encargado de operar la puesta en marcha de la Ley “corta” de pesca, que privatizó los recursos del mar, al entregar gran parte de las nuevas cuotas de pesca a un reducido grupo de industriales. Estos han operado bajo una lógica depredatoria cuyos resultados se expresan en un elocuente descenso de la biomasa marina.

En el seminario “Salmonicultura en Chile: un análisis transversal”, organizado por la Comisión de Pesca y Acuicultura de la Cámara de Diputados en la ciudad de Puerto Varas, noviembre de 2008, se pudo saber que el principal acuerdo de la citada Mesa del Salmón, en la que participaron Salmón Chile, la Subpesca, Sernapesca y las ONG Terram y OLACH, era cambiar el estatuto jurídico de las concesiones de acuicultura con el fin que estas pasaran a ser propiedad definitiva de sus tenedores. El anuncio lo hizo Sandoval. En la ocasión este funcionario también prometió “agilizar” la transferencia de concesiones, con el fin de crear “Barrios Salmoneros”.

El 9 de enero de 2009 La Moneda ingresaba en el Congreso este proyecto de ley, que fue aprobado el 10 de marzo de 2010, un día antes del cambio de mando presidencial, pocos días después del terremaremoto. Nadie supo. TVN, Chilevisión, Canal 13, Mega, El Mercurio, Radio Cooperativa, no cumplieron con su deber de informar.

De acuerdo al análisis jurídico realizado por el experto en derecho marítimo, Fernando Siebald, esta nueva normativa es similar a la que hizo la dictadura de Augusto Pinochet cuando, impulsado por los Chicago Boys, dictó el Código de Aguas de 1981.

Con la diferencia que la que privatiza el mar fue impulsada por el ex presidente del Partido Socialista Camilo Escalona, y por los ministros Andrés Velasco y Hugo Lavados, de la centroizquierdista Concertación por la Democracia. Lo hacían impelidos por la Asociación de Bancos y Salmón Chile, cuyos mandamases Cesar Barros y Hernán Somerville, acompañaron a los funcionarios de Bachelet en el cabildeo parlamentario.

Vergonzosa aprobación

El primero de abril de 2010, un día después de haber acogido a trámite el Requerimiento de 34 diputados, el Tribunal Constitucional (TC) lo declaró inadmisible. La razón: los diputados habrían entregado requerimiento fuera de plazo, al sexto día de la fecha de despacho del proyecto desde el Congreso Nacional a la Presidencia de la República, sobrepasando el plazo legal de cinco días estipulado por la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional. De acuerdo al TC, la fecha en que fue comunicada la aprobación de la ley fue el 16 de marzo, mientras que el requerimiento fue presentado el 22 de marzo.

Esta argumentación del TC constituye un inexcusable error, puesto que tal como se puede observar en el libro de cartas despachadas por la Cámara de Diputados, la fecha de despacho de la ley fue el 17 de marzo. Para zanjar cualquier duda, el secretario de la Cámara de Diputados emanó un certificado aclaratorio (ver imagen).

Este documento, que ya estaba en las manos de los magistrados del TC, fue anexado por el abogado patrocinador del requerimiento Lorenzo Soto, al recurso de “Rectificación por error de hecho”, ingresado al Tribunal Constitucional a las 12:45 horas del pasado 5 de abril. Diario Uno fue el único medio de prensa presente en aquel momento. También estaba el coordinador de la campaña Salvemos el Mar, el pescador Cosme Caracciolo.

Al concluir la diligencia, este último señaló que si el TC no rectifica su decisión, “significa que toda la institucionalidad de la que participamos, incluyendo la Constitución, ya no valen nada”. Fundamentó: “quedaría muy claro que todos los principales organismos del estado operan en beneficio de los grupos económicos y que no tiene ningún empacho en falsear la realidad, con tal de servir a estos intereses”.

Señaló, además, que constituye un “escándalo internacional” que entre quienes decidieron no admitir a trámite este recurso haya estado José Viera Gallo, que en su calidad de ministro de la SEGPRES, le cupo la tarea de promover el mencionado proyecto de privatización del mar. Dice Caracciolo que en su rol de ministro y parlamentario, Viera Gallo siempre defendió “a rajatabla” los intereses de la industria pesquera y salmonera”.

Al cierre de esta edición, se supo que el Tribunal Constitucional no dio lugar a la solicitud de rectificación sancionando la oscura ley que privatiza el mar. De esta manera Chile se constituye en el primer país del mundo en aplicar tan absurda “política”.

Especulación financiera

En entrevista con Diario Uno, el experto en salmonicultura y asesor de la Asociación de Pescadores Artesanales de Aysén (AGO), Héctor Kol, dio su versión de cuáles son los verdaderos objetivos de las modificaciones a la Ley de Pesca y Acuicultura.

Asegura que lo que buscan las salmoneras y los bancos es quedarse con importantes porciones de mar con afanes especulativos. Kol estima que en el presente son alrededor de dos mil quinientos las concesiones de salmonicultura autorizadas por la Autoridad Ambiental en el Mar Austral de Chile.

Según él, no hay claridad de las cifras exactas puesto que la Subpesca, en periodo de Bachelet, se negó a entregarlas como ocurrió cuando Oceana le preguntó -en enero pasado- cuantas y a quienes pertenecían las concesiones autorizadas en la Región de Magallanes. Subpesca respondió que esta era información privilegiada de las empresas.

Dentro de las reformas establecidas por la nueva normativa, se acortó la distancia mínima que tiene que haber entre dos centros salmoneros de 1,8 kilómetros (milla náutica) a un kilómetro.

Si las concesiones pertenecen a una misma empresa, desaparece la obligación de mantener esta distancia entre un centro y otro, constituyéndose en barrio salmonero. Si la empresa se declara en quiebra, las concesiones pasaran a formar parte de los activos del banco acreedor. De esta manera será privatizado el mar.

 Los “barrios salmoneros” o agrupación de concesiones consisten en áreas de manejo sanitario, donde las empresas tienen que hacer todo simultáneamente: desde la siembra hasta la cosecha pasando por todos los tratamientos terapéuticos y sanitarios. De acuerdo a Kol, esto es imposible que se consiga hacer entre distintas empresas, por lo que estos barrios van a tender hacia la concentración de la propiedad del mar en una sola empresa por barrio.

Sernapesca ha declarado infectados o en vigilancia por virus ISA, todas las subzonas o barrios salmoneros sin hacer ninguna investigación. De acuerdo a Kol, el objetivo de hacer estas clasificaciones es muy claro: “prohibir el paso de la pesca artesanal con la excusa que son vectores de enfermedades cuando han sido los salmoneros los que han contaminado e infectado los canales australes”.

En la subzona salmonera 12C ubicada al sur de la Isla Grande de Chiloé, en las riberas del Parque Natural Tantauco, propiedad de Sebastián Piñera, está declarado infectado de ISA siendo que nunca han operado salmoneras ahí ni ha habido peces enfermos.

De acuerdo a los reglamentos que trabajó la Mesa del Salmón, en la nueva legalidad se va a exigir que para entrar a estos barrios será necesario que las embarcaciones se fumiguen al entrar y al salir de ellos, lo que es impracticable para la pesca artesanal, puesto que además de oneroso, implicaría la contaminación de sus capturas de peces.

Los barrios salmoneros ocuparán la mayor parte del mar austral chileno. Por ejemplo, el barrio salmonero del Seno de Reloncaví abarca 140 mil hectáreas. Las cuatro subzonas o barrios salmoneros ubicadas en torno a Isla Magdalena (31a, 31b, 32 y 33) copan una superficie de 514.892 hectáreas.

Es tan amplia la zona que aquí ocuparan estas empresas, que la pesca artesanal y otras actividades marítimas se quedaran sin donde poder transitar dado que fueron cerrados completamente los canales Jacaf y Puyuhuapi.

Kol sostiene que si comenzaran sus faenas, los más de dos mil 500 centros salmoneros autorizados, y su producción fuera en promedio de dos mil toneladas cada uno, se producirían cinco millones de toneladas de salmones. “Para alimentar toda esa cantidad de salmones se necesitan entre 25 y 50 millones de toneladas de pesca silvestre. Ni en todos los mares del mundo hay esa pesca disponible”, asegura Kol. Y agrega: “con esa sola cifra se demuestra que estamos ante un negocio de especulación financiera. Lo que están intentando los salmoneros no es criar salmones, sino que están tratando de aumentar la superficie del fundo que luego van a hipotecar. De eso se trata la ley de privatización del mar”.

Kol cuenta que, entre noviembre y diciembre de 2009, la Corema de Aysén estuvo aprobando, cada vez que se reunía, entre 100 y 120 concesiones nuevas, o modificaciones a las concesiones ya otorgadas. En estos últimos casos se trataba, casi en exclusiva, de aumento de la producción autorizada. De acuerdo a información proporcionada por el Programa Marino de la Fundación Pumalín (publicada en exclusiva por Diario Uno), en la Isla Cuptana, los 6 centros que allí habían a noviembre de 2009, tenían autorizada una producción de 16.330 toneladas de salmónidos. A enero de 2010, los centros autorizados a funcionar habían aumentado a 15, y la producción permitida había pasado a las 37.207,6 toneladas.

El material orgánico que produciría esta producción equivaldría, de acuerdo a la misma fuente, al arrojado por 1 millón 75 mil personas. Esta situación se repite en todas las zonas declaradas ahora como salmoneras. Estos aumentos de producción autorizados se hacen sin que haya ningún estudio de impacto ambiental ni de capacidad de carga que garantice que no se va a continuar el desastre salmonero.

Francisco Marín



RECIBIDO Y REENVIADO POR

--
Agrupación Solidaria de Ex Presos Políticos y Torturados de Magallanes

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres