Blogia
Máximo Kinast Avilés

RACISMO: TAREAS URGENTES PARA EL NUEVO GOBIERNO

Reflexiones Peruanas N° 360

RACISMO: TAREAS URGENTES PARA EL NUEVO GOBIERNO

Wilfredo Ardito Vega

-¡Es mentira!  ¡Yo he trabajado en publicidad y nada de lo que tú dices ocurre!

En varias ocasiones me he topado con publicistas que se indignan cuando comento sobre cómo la publicidad refuerza el racismo en el Perú (RP 52), pero en este caso, lo lamentable era que quien tan violentamente expresaba su disgusto era nada menos que uno de los gerentes de Televisión Nacional del Perú.  Su exabrupto, ocurrido a mediados de abril, reflejaba para mí la incompetencia que tuvo el gobierno aprista durante estos cinco años para abordar un problema tan serio.  

De hecho, la negación del racismo es una de las razones por las que éste subsiste.  Lo niega la víctima, que prefiere pensar que lo maltratan porque “no es importante” o “el otro es abusivo” y lo niega el racista, que ha naturalizado la discriminación, es decir, le parece simplemente que su conducta es normal.    En ambos casos, la negación es conveniente para evitar aceptar una realidad dolorosa y complicada, donde muchos peruanos somos discriminados por unos y discriminamos a otros. 

Sin embargo, los estallidos racistas postelectorales que han aparecido en Facebook y Twitter hacen ya imposible esta negación.   La internet permite que las expresiones racistas se difundan más allá del círculo íntimo donde siempre estuvieron y, además, ante un teclado existen menos inhibiciones que ante un interlocutor de carne y hueso y por eso aparecen expresiones tan brutales, que reflejan muchos sentimientos y percepciones.

En los mensajes racistas de las últimas semanas he encontrado de manera recurrente una fantasía de exterminio, es decir soñar con un Perú “mejor”, donde todos los indios y cholos hubieran desaparecido.  Había quienes declaraban que ya no apoyarían ninguna campaña de recolección de comida y ropa para así lograr que los serranos/indios/puneños murieran de hambre y de frío.  Otros resaltaban las esterilizaciones masivas de campesinas durante el régimen de Fujimori y varios más insistían en que si veían indios cruzar la pista los atropellarían.   

Estas violentas expresiones me recordaron a lo que alguna vez dijo el psicoanalista Jorge Bruce, respecto a que, para muchas personas de clase alta, las muertes que ocurrían en los años ochenta eran una noticia que les causaba satisfacción, porque, para ellos, era preferible que “todos los cholos se mataran entre ellos”.   De hecho, esta fantasía de exterminio se manifestó durante los primeros años del conflicto, cuando los militares asesinaron a miles de campesinos en Ayacucho, Huancavelica y Apurímac simplemente por sus rasgos físicos.  Y, con menos violencia, pero igual eficiencia, esta fantasía de exterminio aparece en los anuncios publicitarios que sucesivamente presentan una sociedad feliz sin cholos ni negros.  

Debo confesar que cuando reviso los comentarios racistas del Facebook, me parece estar leyendo un antiguo pasquín senderista: también ellos tenían una fantasía de exterminio frente a los que pensaban de manera diferente. 

Ahora bien, sería un grave error restringir el racismo a lo que algunas personas dicen o escriben: las peores expresiones del racismo son la pobreza, la desigualdad y la injusticia que enfrentan millones de peruanos.  El racismo, además, hace que éstas sean percibidas como naturales, es decir, situaciones que siempre existirán o, peor aún, que sus víctimas merecen.

En ningún país el racismo se ha corregido por sí solo y la mejora de la situación económica de algunas personas andinas o mestizas solamente lo hace más visible.  Son necesarias entonces políticas estatales para enfrentarlo.  Al nuevo gobierno le corresponde diseñarlas en dos direcciones: mejorar radicalmente la situación de los peruanos más vulnerables y cambiar la mentalidad racista.  Esto ocurrió en Estados Unidos desde los años sesenta y en Brasil desde el gobierno de Lula con la creación del Ministerio para la Equidad Racial. 

De igual forma, es necesario mejorar el rol sancionador del Estado: las víctimas de discriminación se encuentran inermes, sin ninguna institución estatal que les brinde asesoría.  En el caso de discriminación en el consumo, inclusive, deben pagar una tasa ante INDECOPI y, en caso que la denuncia sea fundada, no reciben ni un céntimo de la multa fijada.   

Sería importante también enfrentar el racismo subsistente en las propias instituciones públicas.   ¿Cuántos integrantes de la Escuela de Oficiales de la Marina son andinos, mestizos o negros?  ¿Y cuántos presentadores de la televisión estatal?   Esta última sería un excelente instrumento, por estos años totalmente desperdiciado, para combatir el racismo.    Podrían difundirse las normas, promover campañas o inclusive exigir que los avisos que allí se difundan tengan criterios inclusivos. 

Ayudaría también una alianza con los gobiernos locales, aunque, lamentablemente, la progresista Municipalidad de Lima no cuenta todavía con una Ordenanza contra la discriminación, como existen en muchas otras ciudades y gobiernos regionales.

Para avanzar hacia una sociedad más humana y más justa, la lucha contra el racismo debería convertirse en uno de los principales ejes del nuevo gobierno.

 

ADEMÁS

-Más de 800,000 dólares donó en el mes de abril la empresa brasileña Odebrecht para erigir un gigantesco Cristo en el Morro Solar, siguiendo una iniciativa personal del saliente Presidente Alan García, que no había sido informada a los habitantes de Lima, ni a sus autoridades. 

-Hablando de monumentos criticados, la Embajada de Francia y la Municipalidad de Lima han decidido erigir un monumento modernista a los derechos humanos la Plaza Francia, lo cual atentaría contra el entorno urbanista en la zona.  Un mejor aporte a los derechos humanos sería mejorar las condiciones de vida de los habitantes más olvidados del Cercado.

-A las protestas contra la actividad minera en el sur de Puno, se han sumado las provincias de Carabaya y Azángaro, al norte de esa región.  Los campesinos denuncian la grave contaminación del río Ramis.

-Todos los domingos de junio, la Academia Mayor de la Lengua Quechua enseñará quechua de manera gratuita en la Plaza de Armas del Cusco, con la finalidad de permitir la difusión de este idioma, que ignoran muchos jóvenes habitantes de esta ciudad.

-Las empresas Dermocell, Jardines de la Paz, Fursys y Lumi Center pueden ser severamente sancionadas por la publicación de avisos discriminatorios.   

APORTES Y COMENTARIOS

 

-El domingo por la noche, una extraña en un restaurante asumió que yo había votado por Keiko -al parecer, por mi cara- y empezó a despotricar porque "le llegaban todos esos serranos de m...".  Cuando le dije que había votado por Ollanta, se descolocó y me dijo: "¡Qué! ¿Eres serrana?".

Estas elecciones han sacado a la luz todo el racismo de mucha gente, y espero que si el gobierno de Humala es todo lo bueno que podría ser, esas expresiones sean vistas como inaceptables dentro de una sociedad plural (Una profesora de la Universidad de San Marcos).

 

-Me pregunto qué pensarán los votantes de Ollanta ahora que está todo el equipo de Alejandro Toledo informando que el modelo se mantiene y que el cambio va a estar en el gasto que se hará en los programas sociales (Una funcionaria pública).

 

-También siento un gran alivio y satisfacción al saber que el Perú ha votado con dignidad y le ha cerrado el paso (espero definitivamente) a la mafia, lejos de la asquerosa manipulación mediática que ha sido eco de los poderes fácticos.   Por fin los sectores más postergados de nuestro país van a tener una representación orgánica dentro de una plataforma progresista que aspira a consolidar una base de concertación, lo cual ya es un acontecimiento histórico.  Esperemos que la aprobación de la Ley de Consulta sea una de las medidas que se hagan realidad como expresión de ese cambio.

Espero que se afiance la institucionalidad democrática y poco a poco se vayan cerrando las brechas emocionales generadas por la polarización. El nuevo gobierno tendrá que tener la suficiente capacidad política para sortear las presiones de los sectores populares que quieren cambios drásticos y rápidos y los sectores más conservadores por evitar los cambios, bajo amenaza de generar condiciones de ingobernabilidad que propicien la caída del régimen. Esperemos que se pueda propiciar la paciencia de un lado y la inteligencia del otro (Un abogado especializado en resolución de conflictos).

 

LA FRASE W:

 

No te preocupes tanto si cae la Bolsa de Valores,

sino cuando los verdaderos valores estén por los suelos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres