Blogia
Máximo Kinast Avilés

COLOMBIA: UNA COSA ES OPOSICIÓN Y OTRA COSA ES OPONERSE

por Gloria Gaitán

 

Otra vez aparece dentro del Polo, el partido que reúne en Colombia a diversas tendencias de izquierda, el enfrentamiento entre las dos alas. Una, la que actúa por cartilla, aplicando puntualmente planteamientos teóricos deductivos y, la otra. que entiende que la política es una acción que debe adelantarse según el tiempo y el lugar en que se vive y que, por tanto, es inductiva.

 

Yo no entiendo que las bases populares de un partido se nieguen a proponerle al gobierno, cualquiera que este sea, que se apliquen uno o varios de los programas de la plataforma de lucha, propuestos en la campaña electoral por quienes no alcanzaron el poder..Si en Colombia nos esperamos a que los programas en beneficio popular se apliquen cuando la izquierda marxista llegue al poder, podemos seguir esperando por años y años en medio de la desolación popular.

 

Son muchos los ejemplos de gobiernos de derecha que han aplicado una que otra política en beneficio del pueblo. Esto no los convierte en progresistas, pero el pueblo sí se ve beneficiado. Y son también muchos los gobiernos de izquierda, en otras latitudes (porque en Colombia no ha triunfado nunca la izquierda) que han puesto en práctica políticas que afectan los intereses populares lo que no, necesariamente, los convierte en gobiernos burgueses.

 

De modo que, proponerle al gobierno de Santos, como lo hizo el ex candidato del Polo, Gustavo Petro, que aplique tres o cuatro de los programas que expuso el Polo en el debate electoral, no puede calificarse de "coqueteos" al gobierno, sino que debe mirarse como posición política clara, franca y realista, de cara al país, a fin de seguir luchando por LA APLICACIÓN de esos programas y no, en cambio, limitar la lucha, no a lograr concretar programas populares,  sino a situarse  en el rincón de la "oposición" como fundamento ideológico y que el pueblo siga esperando su redención hasta secula seculorum.

 

Como en este país tradicionalista y conservador hasta los tuétanos, uno siempre puede apelar a la memoria histórica para revivir un hecho que se vive en el presente, me basta recordar el año de 1946, cuando las elecciones presidenciales fueron ganadas por Mariano Ospina Pérez, perdiéndolas Gaitán y este último, en uno de sus viernes culturales en el Teatro Municipal de Bogotá dijo, ante la propuesta de Ospina Pérez de conformar la UNIÓN NACIONAL con cinco ministros liberales y cinco ministros conservadores: "El partido liberal no va a entregarse, el partido liberal no va a hacer de manumiso, el partido liberal no va a pedir el plato de lentejas en nombre de la mentirosa unidad y cordialidad que no es sino el sofisma de los que no tienen el amor y el sentimiento y la idea liberal para entregarse al partido contrario. Esto, desde luego, no se acomoda, no puede acomodarse, nos sentimos honrados de que no pueda acomodarse a la modalidad de los oligarcas y de los llamados estadistas. Yo sé que para ellos no ha habido, ni hay problema de ninguna naturaleza, los oligarcas conservadores colaboraron con todas las corrupciones de los oligarcas liberales que nosotros criticamos, se enriquecieron con el mismo dinero, hicieron los mismos contratos, no tienen autoridad moral porque se hayan hermanados por el hecho de la especulación de las mismas acciones. Asistieron a las mismas Junta Directivas, estuvieron de acuerdo en las mismas iniquidades y ahora las castas cesantes de los oligarcas conservadores quieren tomar también su asiento para hacer dentro del gobierno conservador lo que los oligarcas conservadores hicieron en su puesto de opositores con nuestro partido y en nuestro gobierno... Hay liberales que fingen aterrarse de los programas dizque avanzados y revolucionarios que vaya a realizar el partido conservador. Ojalá los hiciera, que tendría nuestra colaboración, porque lo nuestro no es para cotizar nuestra situación política. No estamos tras delegaciones ni ministerios so pretexto de hacer la unión nacional, estamos tras la defensa de un pueblo oprimido y puesto al margen, de inmensas multitudes abandonadas y escarnecidas y burladas en todos sus intereses, a las cuales se les halaga pero no se les cumple. Estamos a la defensa de esas inmensas masas que constituyen el partido liberal y de esas masas todavía oscurecidas del partido conservador que no han visto la verdad. Estamos a la defensa de ellas y sabemos que su necesidad es la que nosotros sentimos, su clamor es el que nosotros exclamamos, su dolor es el que nosotros sentimos ayer y sentimos hoy, su verdad es la que nosotros proclamamos y contra la pequeña concupiscencia de los abrazos de la plutocracia, queremos oponer el abrazo de la gente olvidada de Colombia".

 

Eso mismo es lo que hoy plantea Gustavo Petro. Pero los herederos de la izquierda marxista, la de ayer y de hoy, siguen en las mismas: en la oposición sin poder oponerse, porque no cuentan con la fuerza popular suficiente para ello y así, al pueblo que quiere soluciones para su vida aquí y ahora, le proponen que espere cualquier reivindicación, por pequeña que sea,  hasta cuando ellos lleguen al poder. ¡Que la historia los perdone! 


 Colombia

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres