Blogia
Máximo Kinast Avilés

CARTA de DAGO PEREZ VIDELA

02 septiembre de 2010

Carta de Dago Perez Videla

Señor Director:

En respuesta una carta dirigida a Ud., el pasado miércoles y firmada por el Sr. Christián Felipe Jara Brito, en la que, después de describir una serie de tragedias familiares que le acaecen al agente de la DINA Christoph Willeke, pide que por estas razones y por su propia enfermedad, él sea indultado, quiero expresar lo siguiente.

Este agente, entre otros crímenes, fue responsable de la muerte por asfixia de mi amada madre Lumi Videla Moya, cuando ella tenía sólo 24 años y se encontraba secuestrada en un centro de tortura. Y participó en el encubrimiento del asesinato, cuando su cuerpo fue lanzado al interior de la Embajada de Italia, en la madrugada del 03 de noviembre de 1974.

Mis padres eran intensamente buscados por resistir a la dictadura militar impuesta a sangre y fuego. Dictadura que desató por parte de militares y civiles los actos de venganza más crueles y llenos de odio hacia el pueblo, en toda la historia de Chile. Actos con los que todavía sufrimos, los cuales están bien documentados nacional e internacionalmente y en los que justamente el Sr. Willeke, es uno de los protagonistas.

Porque ¿acaso no es un acto de venganza permanente los detenidos que están desaparecidos hasta ahora? Más de 30 años de venganza, ¿no es suficiente?, ¿Dónde está mi padre Sr. Willeke?, ¿Ud. sabe Sr. Jara Brito, dónde está mi padre? Mi amado padre se llama Sergio Pérez Molina y desapareció en octubre de 1974 y lo he buscado incluso excavando en un regimiento. ¿Dónde están todos los hombres, mujeres y niños, desaparecidos?

¿Por qué, Señor Jara Brito, no le pide al Sr. Willeke y a los demás agentes de la DINA, que por “razones humanitarias” digan dónde están todos los desaparecidos?

Vivir en una dictadura sangrienta, es vivir en un estado de permanente venganza política y militar. Yo pasé desde los 4 años hasta pasado los 20 viviendo así y cuando terminó la dictadura de Pinochet, me fue posible empezar a caminar el camino de la justicia del hombre, porque en la del Todopoderoso no tengo dudas. Fui a los Tribunales de Justicia, por justicia y retomé el proceso que mi abuela había iniciado 19 años antes y con el que después de 14 años más, obtuvimos la llamada “justicia en la medida de lo posible”

Que significó condenas bajísimas para un “secuestro calificado” y “homicidio calificado” con “alevosía”, como aparece en el fallo. E incluso, que significó que estas condenas fueran cumplidas en una cárcel cinco estrellas, especialmente construida y acondicionada para la mayor comodidad de los criminales condenados. Y tuvimos que aguantarlo.

Si para el Sr. Jara Brito, es “venganza política” exigir que por lo menos eso se cumpla sin indultos políticos, no sé que le va a parecer lo siguiente: si llegaran a indultar a este torturador y asesino o a otro, no duden que los familiares estaremos haciendo lo que nos corresponde por verdad y justicia, que es lo realmente “humano y razonable”. Yo no me voy a cansar de orar y luchar por justicia. Sin justicia no habrá paz para los verdugos.

La historia humana nos enseña que no hay paz cuando no hay justicia, porque con justicia se llega a la paz, y no con indultos políticos que buscan la impunidad total en los crímenes en contra de la humanidad. La vida es el bien más preciado que el Todopoderoso nos ha dado y de todo mal debemos preservarla. Así sea.

 

Dago Emiliano Pérez Videla

RUN 9.356.540-1

Los Corrales 103, Pirque

cel. 77724743 19/08/10

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres