Blogia
Máximo Kinast Avilés

PERU: ENTREVISTA A GASTÓN ACURIO

“Pienso que en el Perú es una obligación moral ser de izquierda...”

Roberto Ochoa B.


“¿Qué sector político lo identifica?”, fue la pregunta lanzada a boca de jarro por la periodista chilena Sabine Drysdale. La respuesta de Gastón Acurio fue inmediata: “Pienso que en el Perú es una obligación moral ser de izquierda”.

En una de las mejores entrevistas concedidas a la prensa chilena por Acurio, el famoso cocinero peruano amplió su respuesta: “Una izquierda no entendida como el control de la actividad productiva por parte del Estado, no una izquierda que le quita al rico para darle al pobre, sino que como una serie de acciones del Estado para darles herramientas a los no favorecidos para que puedan ser creadores de riqueza”.

El reportaje mereció la portada del suplemento “Sábado”, del influyente diario El Mercurio, de Chile. Drysdale y su reportero gráfico acompañaron a Gastón en su diario trajín, desde la hora del desayuno hasta el anochecer, pasando por su obligada visita al mercado de Surquillo y el recorrido por sus principales restaurantes de Lima.

La periodista chilena le consultó si, “como quería su padre (el ex senador acciopopulista Gastón Acurio Velarde) usted se transformó en un político”. A lo que Gastón respondió afirmativamente. “Sin duda, sí. Política gastronómica. No tenemos miedo en decirlo: los cocineros del Perú somos un movimiento que lo único que busca es hacer de la gastronomía un instrumento de desarrollo económico y social. Ser exportadores de tendencias de consumo”.

Gastón Acurio también descartó su voceada candidatura presidencial. “Me proponen a cada rato que sea candidato a la Presidencia y siempre digo que la gente está loca... Con qué descaro voy a hacer uso de ese respaldo popular para alimentar mi vanidad y querer ser presidente si no estoy preparado. Es absurdo, eso no va a ocurrir jamás”.

En otro momento de la entrevista, la periodista de El Mercurio preguntó por qué “los peruanos tenemos baja autoestima”. A lo que Gastón respondió: “Antes; ya no, gracias a la cocina”. Pero Sabine Drysdale insistió:

–¿Alguna vez usted caminó con la cabeza gacha?

Sí, porque nos enseñaron a ser tercermundistas. Ciudadanos de segunda categoría, exportadores de materias primas, importadores de productos terminados... entonces la cocina emerge como una reacción a eso y contagia a todo el país con ese sentimiento y hoy el peruano se siente orgulloso de serlo.

Los chilenos y el Perú

En el reportaje, la periodista recuerda que el Astrid & Gastón fue el primer restaurante abierto en Santiago de Chile, seguido por el Tanta y pronto con La Mar. Enseguida preguntó:

–¿Qué piensa de los chilenos?

–Yo vivo en un mundo de permanente peligro en ese punto que me has tocado. Ando muy confundido en el sentido de cómo puede haber esta doble cara de una relación entre dos países, que por un lado se acusan mutuamente de una serie de cosas y, por otro, dan demostraciones de amar lo que hace el otro. Me explico: el mejor restaurante de Chile, que acaba de ser premiado, es de cocina peruana (Astrid & Gastón), ese es un aprecio hacia la cultura del Perú. Y, por otro lado, aquí (en Lima) las tiendas más exitosas, donde los peruanos acuden a comprar masivamente, son chilenas. Eso me confunde. Hay una herida abierta, el tema limítrofe, la guerra, hay gente que utiliza eso para exacerbar y ganar puntos políticos maquiavélicamente. Creo que hay mucha manipulación de personas que tienen intereses en que esta rivalidad, esta herida, continúe abierta.


La clave

El imperio es de los sentidos. El imperio del cocinero Acurio está formado por los restaurantes Astrid & Gastón, La Mar, La Pepa, Panchita, Tanta, Pascuale y Chicha, repartidos en 14 sucursales en Perú y otras 14 en América Latina, España y EEUU, con planes de abrirse mercado en Inglaterra. El año pasado facturaron US$ 75 millones de dólares; atienden a 5 mil personas al día. Y no termina ahí: su última aventura es una cadena de hoteles boutique llamada Nativa.


Aprendí a usar zapatos, pero sin corbatas.

En algún momento del reportaje Gastón comentó una fotografía publicada en una revista local: “Aprendí a usar zapatos después de que fui al Palacio de Gobierno con zapatillas. En la revista Caretas aparece una foto en que sale el presidente Alan García, yo y un ministro mirando mis zapatillas con la cara así (hace una mueca de entre asco e impresión). Desde ahí salgo en el ranking de los peor vestidos. Pero cuando ves la lista de los 10 mejor vestidos, menos mal que no estoy”.

Con respecto a las responsabilidades de la clase alta, Gastón aseguró que “La clase trabajadora es muy amable, de una bondad y una paciencia a prueba de todo... La clase dominante no tanto, ese es el problema del Perú. La clase dominante nunca ha estado a la altura de sus responsabilidades”.

Consultado sobre si le avergüenza haber nacido en la clase alta, Gastón respondió: “Puede ser. Lo que sí tengo claro es que mi generación no está dispuesta a ser igual que la anterior. No estamos dispuestos a que nos acusen de no haber estado a la altura de nuestras responsabilidades”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres