Blogia
Máximo Kinast Avilés

ESPAÑA: EL CLUB BILDIBERG SE REUNE EN SITGES

TEXTOS EN CATALAN Y EN CASTELLANO

No fa ni cinc anys tot això només era cosa de friquis.
No hace ni cinco años todo esto era cosa de friquis
Ara omple pàgines de diaris.
Ahora llena páginas de los diarios.
Fins i tot en fan "reportatges especials"
Incluso les hace "reportajes especiales"
 
I tampoc passa res.
Y tampoco pasa nada.
 
GE-NI-AL!
Oi?

GENIAL
¿NO?
 
:-
 
Molta és informació recollida a: www.danielestulin.com
Mucha de esta información ha sido recogida de: www.danielestulin.com
 
Seguiment de l'aquelarre a: http://bilderberg2010.wordpress.com
 Seguimiento del aquelarre en:
 http://bilderberg2010.wordpress.com
::::::::::::::::::::::::::::::::::
 
http://www.elperiodico.es/ca/noticias/societat/20100602/sitges-capital-del-mon/289688.shtml

El Periódico

LA TROBADA DEL 'GOVERN MUNDIAL A L'OMBRA'

Sitges, capital del món

El municipi del Garraf rep entre avui i demà 124 de les persones més poderoses del planeta

Les reines Sofia i Beatriu d'Holanda assisteixen a la reunió del Bilderberg

Dimecres, 2 de juny del 2010
 
EDWIN WINKELS
SITGES

Una furgoneta  dels Mossos d'Esquadra, ahir davant la porta de l'hotel Dolce de  Sitges. 
Una furgoneta dels Mossos d'Esquadra, ahir davant la porta de l'hotel Dolce de Sitges. DIEGO CALDERÓN
 
 
Regna la calma a Can Girona, la urbanització més luxosa de Sitges (Garraf), on hi ha la casa més cara que ara mateix està en venda a tot Espanya: 12,4 milions d'euros per 970 metres quadrats. Davant la garita de seguretat, en l'única entrada a la urbanització, les barreres estan aixecades i cap vigilant demana al visitant que s'identifiqui. Ningú diria que aquí, a partir de demà, es reunirà l'elit d'occident, 124 persones que cada dia decideixen els destins del seu país, de la seva empresa o de tot un continent, com els nombrosos comissaris europeus que solen ser assidus a aquest conclave.

No hi ha molta moguda, potser, perquè la reunió, oficialment, no existeix. El Club Bilderberg és una reunió privada i gairebé secreta entre els més poderosos, on reines, presidents, ministres, banquers i empresaris poden dir el que pensen sense que els gravin càmeres i micròfons i sense que ningú d'ells filtri després cap a fora el que cada un d'ells hagi dit. Aquesta discreció és una de les principals raons per les quals la reina Sofia hi sol assistir, segons va explicar ella mateixa en la seva biografia. Ja té confirmada la presència a Sitges, igual que la seva homòloga holandesa, la reina Beatriu, i el príncep Felip de Bèlgica.

Un fortí protegit

És la presència, entre molts altres, de les monarques el que convertirà Can Girona a partir d'avui en un fortí. Com un castell en un monticle, l'hotel Dolce, on tindrà lloc la reunió, sobresurt al centre de la urbanització, un edifici blanc molt llampant que s'alça per sobre del camp de golf de Terramar on dissabte a la tarda un bon nombre dels assistents s'escaparan dels debats diaris. Als obrers que treballen en la construcció de les cases de l'entorn ja se'ls ha demanat els últims dies el número de DNI per poder accedir a la urbanització. Els empleats de l'hotel han estat instruïts amb claredat i han de respectar més que mai la privacitat de la seva selecta clientela, encara que els Bilderberg solen portar també personal i cuiners propis a les seves reunions.

A més a més de la reina Sofia, per part espanyola està confirmada la presència de diversos dels habituals al Club Bilderberg: el ministre d'Exteriors Miguel Ángel Moratinos, l'exvicepresident Pedro Solbes, el director general de Presidència Bernardino León, el banquer Juan María Nin (La Caixa) i els empresaris José Manuel Entrecanales (Acciona) i Juan Luis Cebrián (Prisa). Està previst que el president José Luis Rodríguez Zapatero pronunciï el discurs de benvinguda.

Ells debatran amb persones influents com ara Pascal Lamy (Oganització Mundial del Comerç), Jean Claude Trichet (Banc Europeu), Jaap de Hoop Scheffer (OTAN), Robert Zoellick (Banc Mundial), Romano Prodi (expresident de la Comissió Europea) a més d'un gran nombre de presidents de les companyies i bancs més grans del món. Tot sota la supervisió del nonagenari banquer David Rockefeller, que el 1954 va ser un dels fundadors del Club Bilderberg, que va néixer a l'ombra dels governs oficials amb la finalitat d'enfortir els vincles entre els Estats Units i Europa davant la preocupació pel creixement del comunisme.

Tots ells, abans d'arribar entre avui i demà en avió, cotxe i fins i tot helicòpter, ja han rebut l'agenda, que inclou deu temes econòmics i polítics. Així, parlaran entre altres assumptes sobre el futur de l'euro i del dòlar, la lliçó que s'ha d'extreure de la crisi de Grècia, les conseqüències de la guerra contra el terrorisme i les amenaces per a l'OTAN, com ara l'Afganistan, l'Iran i Rússia.

Arribada d'antiglobalistes

Una reunió d'aquesta magnitud, que ha perdut el secretisme d'altres èpoques i amb un lloc de trobada que aquest cop s'ha descobert un mes i mig abans, convoca també els antiglobalistes. Els manifestants arribaran des de tot Europa, encara que es desconeix quants seran. Més que en cap reunió anterior dels Bilderberg, podran estar a prop de l'hotel: la majoria s'allotjarà als càmpings Sitges i Garrofer, que es troben just al costat de l'estreta carretera que porta a la urbanització.

Seran els Mossos d'Esquadra els encarregats de vigilar el perímetre de l'hotel Dolce. Els antiglobalistes, que han obert mitja dotzena de pàgines a Facebook i nombrosos blocs per organitzar-se i reunir-se, insisteixen en la seva convocatòria que rebutjaran qualsevol mena de violència. «A qualsevol que cometi qualsevol acte violent se li demanarà que marxi», exposen, temorosos que siguin infiltrats els que pretenguin rebentar una protesta pacífica que comença aquest mateix matí a l'estació de Sitges, amb una marxa fins a Can Girona.

Els antiglobalistes pretenen formar un cordó humà durant els quatre dies que durarà la reunió per deixar clar als poderosos del Bilderberg que «sabem qui són i on són».

 
::::::::::::::::::::::::::::::::
 
http://www.larazon.es/hemeroteca/8149-el-club-de-los-duenos-del-mundo
 
La razón

La misteriosa leyenda del club de los dueños del mundo

21 Mayo 10 - José Aguado

El Bilderberg se reúne en un hotel de Sitges con un secretismo que alimenta su misteriosa leyenda. Rockefeller, Ackermann, Bernanke, la reina de Holanda, la Reina Doña Sofía, el director del FMI o Rothschild forman parte del club más poderoso del planeta.

Rey de España, Don Juan Carlos de Borbón, acompañado de  las Reinas de Holanda, Beatriz (izq) y de Bélgica, Paola 
Rey de España, Don Juan Carlos de Borbón, acompañado de las Reinas de Holanda, Beatriz (izq) y de Bélgica, Paola

En el Hotel Dolce de Sitges (Barcelona), del 3 al 6 de junio, se decide el destino del mundo. Rockefeller, Ackermann, Bernanke, la reina de Holanda, la Reina Doña Sofía, el director del FMI o Rothschild y otras 120 personas más del mismo nivel se reúnen en la ciudad catalana sin hacer publicidad del encuentro y como individuos particulares, que no representan a nadie. Es el Club Bilderberg. Durante tres días hablan de cómo va el mundo, sacan conclusiones y luego las distribuyen entre sus miembros. Es decir, entre los poderosos.

Es decir, que rigen el mundo. Daniel Estulin, un ruso afincado en Madrid después de haber viajado por casi todo el planeta, ha escrito «La historia definitiva del Club Bilderberg». Mientras busca unos cigarrillos para su mujer, cuenta que el fin último del Club Bilderberg, lo que le hace buscar el secretismo, es acabar con los Estados nación y hacer del planeta una empresa de la que sus miembros son sus dirigentes. El resto de la humanidad, sus esclavos. Dice Estulin que casi todo lo que sucede, desde los movimientos del precio del petróleo hasta las recesión que estamos viviendo había sido planteado ya en alguna reunión del Club Bilderberg. La literatura sobre el tema es escalofriante. Cristina Martín, autora de «El club Bilderberg, los amos del mundo», mantiene que la gripe A y
la teoría de que el calentamiento global es por la acción del hombre nacieron en el club con el único fin de tener a la humanidad asustada.

«Eso es absurdo. Esa teoría de que Bilderberg es un Gobierno en la sombra es una tontería –cuenta un asistente español, que ha estado varias veces y que prefiere no decir su nombre–. Es una idea del príncipe Bernardo de Holanda tras la Segunda Guerra Mundial para poner en contacto el mundo europeo y el norteamericano. Quería hacer una serie de reuniones donde poderosos de ambos lados convivieran e hicieran contactos. Es verdad que son líderes de opinión, que se tratan temas actuales. Pero el fin es lograr la armonía entre continentes».

No es sencillo encontrar a alguien que describa cómo son las reuniones
. No son muchos los invitados, y los que han ido alguna vez son reacios a contarlo. «Son encuentros para el debate y el diálogo, y poco más te puedo contar», asegura Ignacio Camuñas, que estuvo al principio de los 80. Cuando se pregunta  sobre Bilderberg prefieren el silencio o el anonimato. Si hablan, no detallan las reuniones.

Por supuesto, no hay Prensa ni comunicados públicos. Es eso lo que le da el carácter misterioso. «Pero es que si después tus opiniones son reflejadas puede que no te expreses con libertad; o al ver que vas a salir en los medios, la vanidad hace que te comportes de un modo distinto o que se digan tonterías. Lo mejor es mantener las reuniones de una manera reservada», sigue contando uno de los asistentes hace años.


Son encuentros informales, aunque se mantiene la etiqueta
. Las reuniones comienzan con una recepción el primer día, donde ya se puede hablar con quien se quiera. Después, en las diversas cenas, siempre se cambia de sitio para que se produzca el mayor número posible de relaciones sociales. En las ponencias (cuatro el jueves, cuatro el viernes y una el sábado) puede que te toque al lado del presidente de Google, del director del FMI, del presidente de Nokia o del secretario de Estado de algún país que comienza a emerger. En el desayuno de las 8:00 de la mañana eliges a tus compañeros de mesa. «Puedes tener a tu lado a la Reina tomando unos huevos revueltos», dice nuestro anónimo.

La Reina es una de  los asistentes habituales «y es muy activa, muestra mucho interés por las cuestiones, pregunta y toma notas
. Es muy entusiasta. Se nota que le gusta estar en este lugar fuera de protocolo, donde puede mostrarse como es». Como le sucede a la reina Beatriz de Holanda, hija del fundador de Bilderberg. Ambas ya forman parte del club, al igual que los españoles Juan Luis Cebrián y Matías R. Inciarte. Son ellos los que piden la asistencia a los miembros los españoles. Los invitados anualmente dependen de su posición política en ese momento, además, claro, de otra característica clave: es esencial hablar inglés a la perfección.

Al igual que no hay guardaespaldas, tampoco hay traductores. El idioma es un requisito importante y pertenecer a la parte del mundo donde impera el libre mercado es fundamental. No asisten, por ahora, líderes que no sean europeos o norteamericanos.  

Ni parejas ni vehículo

El secreto que acompaña a estos encuentros ha alimentado la leyenda. Los miembros del Bilderberg se reúnen en hoteles más o menos apartados y de lujo. Los invitados no pueden llevar acompañantes, ni siquiera a su pareja. Tampoco vehículo propio. Llegan en avión o en coche puesto por el club, con una B en el espejo delantero. Durante tres días están encerrados en el hotel, aunque tienen a su disposición todas las comodidades, que no son pocas. Tampoco se pueden marchar de las reuniones. Ser elegido por el club supone el compromiso de ir y participar.

En la página de internet del lujoso hotel de Sitges ya no se pueden reservar habitaciones la primera semana del próximo mes. Esos días aparecen en rojo, de prohibido, de que no hay disponibilidad. Es inútil llamar, buscar algún contacto o pedir hablar con el director. Es el Club Bilderberg quien ha cerrado el hotel y ha cursado las invitaciones.
Para ser uno de los elegidos, además de desenvolverse en inglés y ser de un país occidental, hay que tener los contactos adecuados y un perfil definido. En realidad, hay que tener poder o dar la impresión de que se va a tener. Zoellick, Agnelli o Strauss Kahn no se juntan con cualquiera. Al final, el Club Bilderberg marca una frontera definitiva: si eres un político y no cuentan contigo, es que no eres nada importante. Bill Clinton y Tony Blair fueron invitados a una reunión del club cuando todavía eran aspirantes a la presidencia. Fueron los miembros del Bilderberg los que les dieron su apoyo y el empujón definitivo para conquistar el poder en las urnas.

Al elegido para asistir a la reuniones le preguntan si está interesado en participar. Si la respuesta es positiva, entonces llega una invitación formal por carta. Los seleccionados son de tres sectores. El de las decisiones gubernamentales: políticos, secretarios de Estado o presidentes de entidades como el FMI o el Banco Mundial; el de las grandes empresas del mundo privado y sus presidentes o ejecutivos; y por último, el de los grupos de opinión: grandes editores, por ejemplo.


Las reuniones siempre tratan de actualidad internacional, economía y tendencias de opinión.
Son temas sobre los que luego se debaten y en los que todos participan y dan su punto de vista. Siempre ha sido así desde que en Oosterberke, Holanda, en el hotel Bilderberg, se celebró la primera reunión, en 1954. No ha habido un año en el que no se haya hecho. Pero pese a su posible poder e influencia en el destino del mundo, la mayoría de los profesores de las Relaciones Internacionales de la Complutense de Madrid no conocen ni han estudiado el tema.

Se sabe que es un club sin una estructura jerarquizada. Su presidente es Etienne Davignon, presidente del Comité de Dirección de Brussels Airlines y vicepresidente de la compañía Suez-Tractebel. Él, junto a Rockefeller y otros miembros, forman parte del Consejo de Administración: es ahí donde  se marcan las directrices y el lugar de reunión.  Hay un consejo europeo y otro americano, que deciden quiénes tienen que ser los invitados. Los de Sitges ya están elegidos. Ahora, algunos políticos españoles revisan su agenda para ver si están citados. Para ver si, de verdad, tienen poder.

 
De Holanda a Sitges

El Club Bilderberg debe su nombre al primer lugar donde se celebró la reunión, en 1954. Fue en el hotel Bilderberg, en Holanda. A partir de entonces, los poderosos del mundo se citan todos los años en un complejo de lujo y, a poder ser, algo apartado de las ciudades. En junio, España será sede por segunda vez de la reunión. En 1989, en La Toja, los Reyes recibieron a los miembros del club. Ha sido la única vez que Don Juan Carlos ha estado presente en este tipo de encuentros. Todavía no se sabe si, como sucedió hace años, en Sitges también va a asistir el Rey.

::::::::::::::::::::::::::::
 
http://www.larazon.es/noticia/3925-las-personas-mas-poderosas-del-mundo-se-reunen-en-sitges
 
La razón

Las personas más poderosas del mundo se reúnen en Sitges

2 Junio 10 - Londres - Efe

El Club Bilderberg, que reúne a presidentes de empresas, bancos, jefes de estado, miembros de las monarquías europeas y a las personas más influyentes del mundo, se reúnen a partir de mañana en Sitges (Barcelona), donde debatirán temas económicos y políticos sin hacer públicas sus conclusiones.

El encuentro, que cada año se celebra en un país distinto, es privado y casi secreto y la discreción sobre lo que se habla es total.

Según ha informado hoy El Periódico de Catalunya, este año, el centenar de hombres y mujeres más poderosos del mundo que son miembros del Grupo Bilderberg se reúnen en el hotel Dolce de Sitges, donde las medidas de seguridad se están aplicando desde hace ya una semana.

Entre los miembros españoles que suelen acudir anualmente a la convocatoria de este exclusivo grupo se encuentran la Reina Sofía, los presidentes del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián; de Acciona, José Manuel Entrecanales; de La Caixa, Juan María Nin, o el ex ministro de Economía, Pedro Solbes.

Fuentes de la cadena hotelera han señalado a EFE que no pueden "confirmar ni desmentir" la presencia de personalidades durante estos días aunque sí han admitido que el recinto se encuentra cerrado al público hasta el próximo domingo.

Los trabajadores de la urbanización Can Girona donde se encuentra el hotel, la más lujosa de Sitges, también han tenido que acreditarse para acceder a la zona y se les ha pedido confidencialidad sobre el evento.

Los Mossos d'Esquadra, que se encargarán de velar por la seguridad de los altos cargos reunidos, llevan varios días organizando un dispositivo para evitar incidentes y manifestaciones de grupos antiglobalización, que ya han anunciado su presencia en los alrededores.

La primera conferencia del club tuvo lugar en el Hotel Bilderberg, cerca de Arnhem (Países Bajos), el 29 y 30 de mayo de 1954.

Entre los principales impulsores figuran el ex ministro belga Paul Van Zeeland, el príncipe Bernardo de Holanda y el judío polaco y asesor político Joseph Retinger.

Otros asistentes activos son el estadounidense Donald Rumsfeld, el irlandés Peter Shuderland o el ex presidente del Banco Mundial Paul Wolfowitz.


::::::::::::::::::::::::::::::
::

http://www.lavanguardia.es/economia/noticias/20100602/53938888236/el-grupo-bilderberg-se-reune-a-partir-de-manana-en-un-hotel-de-sitges.html
 
LaVanguardia.es

El Grupo Bilderberg se reúne a partir de mañana en un hotel de Sitges

Las personas más poderosas del mundo como presidentes de empresas, bancos, jefes de estado o monarcas europeos debatirán temas económicos y políticos

02/06/2010 | Actualizada a las 15:03h
 
 
Barcelona. (EFE).- El Grupo Bilderberg, que reúne a presidentes de empresas, bancos, jefes de estado, miembros de las monarquías europeas y a las personas más influyentes del mundo, se reúnen a partir de mañana en Sitges (Barcelona), donde debatirán temas económicos y políticos sin hacer públicas sus conclusiones.

El encuentro, que cada año se celebra en un país distinto, es privado y casi secreto y la discreción sobre lo que se habla es total. Este año, el centenar de hombres y mujeres más poderosos del mundo que son miembros del Grupo Bilderberg se reúnen en el hotel Dolce de Sitges, donde las medidas de seguridad se están aplicando desde hace ya una semana.

Entre los miembros españoles que suelen acudir anualmente a la convocatoria de este exclusivo grupo se encuentran la Reina Sofía, los presidentes del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián; de Acciona, José Manuel Entrecanales; de La Caixa, Juan María Nin, o el ex ministro de Economía,
Pedro Solbes.

Fuentes de la cadena hotelera han señalado a
EFE que no pueden "confirmar ni desmentir" la presencia de personalidades durante estos días aunque sí han admitido que el recinto se encuentra cerrado al público hasta el próximo domingo. Los trabajadores de la urbanización Can Girona donde se encuentra el hotel, la más lujosa de Sitges, también han tenido que acreditarse para acceder a la zona y se les ha pedido confidencialidad sobre el evento.

Los
Mossos d'Esquadra, que se encargarán de velar por la seguridad de los altos cargos reunidos, llevan varios días organizando un dispositivo para evitar incidentes y manifestaciones de grupos antiglobalización, que ya han anunciado su presencia en los alrededores.

 
::::::::::::::::::::::::::::::::
 
http://www.elpunt.cat/noticia/article/-/-/176163.html
 
 El Punt

La conferència anual de l'exclusiu Club Bilderberg se celebrarà a Sitges entre dijous i diumenge

01/06/10 02:00 - Sitges

El Club Bilderberg, la conferència que reuneix un cop a l'any les cent persones més influents del món, se celebrarà a Sitges entre dijous i diumenge. Caps d'estat i magnats del món dels negocis són alguns dels convidats d'aquest tipus d'esdeveniment, que segons diverses informacions es faria a l'hotel Dolce del municipi. L'exclusiu grup va iniciar les seves trobades anuals el 1954, a l'hotel de Bilderberg d'Oosterbeek, als Països Baixos. Les reunions sempre es porten a terme en secret, sense que hi sigui present cap mitjà de comunicació i sense transmetre, un cop s'ha celebrat, els temes que han tractat els seus membres i les conclusions a les quals han arribat.

Segons l'autor del llibre La veritable història del Club Bilderberg, Daniel Estulin, el grup és «un govern invisible, omnipotent, que estira els fils de l'ombra, que controla el govern dels Estats Units, la Unió Europea, l'OMS, les Nacions Unides, el Banc Mundial, el Fons Monetari Internacional i qualsevol altra institució similar». Segons Estulin, que és molt crític amb l'organització d'aquestes trobades, «quan se celebren aquestes reunions inevitablement després tenen lloc la guerra, la fam, la pobresa, l'enderrocament dels governs, i abruptes i sorprenents canvis polítics, socials i monetaris». Segons l'escriptor, els integrants del club són «els veritables amos del món». Estulin parlarà del Club Bilderberg avui al Parlament Europeu, acompanyat d'altres parlamentaris com ara Mario Borghezio, el membre italià que fa més anys que és al Parlament; Nigel Farage, un parlamentari procedent del sud-est d'Anglaterra, i Gerard Batten, membre del Parlament Europeu per Londres. El 2009, la conferència anual del club es va fer a Grècia.

Darrera actualització ( Dimarts, 1 de juny del 2010 02:00 )
 
Publicat a

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

http://www.elpunt.cat/noticia/article/-/-/175381.html

 El Punt

El Club Bilderberg a Sitges?

Es reuneixen cada any en un lloc diferent per exercir com a govern mundial a l'ombra

El poder ja no desitgen que s'estructuri «nacionalment», sinó a base d'un superorganisme que abasti el món
 
 
29/05/10 02:00 - Xavier Garcia

Diuen –internet en va ple, encara que costi de creure– que el selecte (per dir alguna cosa), privatista i fins no fa gaire secretíssim Club Bilderberg (no més de 130-150 persones de tot el món) es reuneix a Sitges a primers de juny. Es trobaran en un hotel (forçosament gran i reservat exclusivament per a ells) a uns dos quilòmetres de l'anomenada Blanca Subur, davant del mar, per tant, i envoltats del verd de camps de golf, talment Escòcia.

Es reuneixen cada any en un lloc diferent del món, com fan des de 1954, i –vés per on– el juny de 2009 es van trobar a Grècia. Aquest any han escollit Sitges, amb el benentès que a ells –que no volen saber res, perquè els molesta, de nacions històriques ni d'estats moderns– tant els fa un lloc com un altre (el món és gran). La qüestió és que estiguin tranquils per decidir. També es diu que són «els amos del món», «el govern mundial a l'ombra» (per bé que, ja ho dic, últimament han sortit o els han fet sortir de l'armari) i, entre altres coses, els que «decideixen el que governa, empreses i organismes internacionals executaran».

O sigui que ja només ens faltava aquesta. Entre els assistents, tots molt ben seleccionats –presidents de govern, caps d'estat, institucions mundials suposadament benefactores, grans empreses de les finances i l'economia, altes jerarquies militars i màxims representants dels mitjans de comunicació–, encara s'hi arrosseguen alguns membres històrics d'aquest club, com David Rockefeller i Henry Kissinger, hermanitas de la Caridad, com si diguéssim.

Bé, ja deuen veure per on van els trets. Tanmateix –i fent honor al pacte de secret que tenen des dels seus orígens–, és més que probable (segur si no hi ha per entremig un Capità Enciam) que vostès, l'anomenada però gens tinguda en compte «opinió pública», no sàpiguen gaire res del que es courà dintre dels espais elegants (no és cap Pensión Lolita) de l'hotel Dolce Sitges.

Recorden aquella dita dels nostres avis que deia «tiren la pedra i amaguen la mà»? Doncs comptin que pot passar una cosa semblant. De fet, aquests nois del Bilderberg –també hi ha algunes noies, atenent a la quota femenina i al fet de la incorporació de la dona al treball– ja fa anys que actuen sota aquesta divisa i, justament, a efectes de divises, no sembla que els hagi anat gens malament.

De manera que, després de La Toja (Pontevedra), on van reunir-se el 1989 –essent rebuts pel socialista González, a qui devien convidar pels serveis prestats a la causa de la democràcia i la pau al món–, ara deurà ser el torn per a un altre socialista, a qui seria estrany (són ben educats i cortesos) que no felicitessin per les seves últimes accions, ja no cal dir-ho, també en favor de les grans causes de la llibertat, la democràcia, la pau, el progrés i l'armonia mundi.

I el poble, què? Doncs, excepte uns quants, s'estaran torrant al sol (si en fa) de les platges sitgetanes, sense saber (a molts ni els importa) que a prop altres van per feina. Segurament, els reunits també es distrauran (jugant a golf, sovint arriben idees millors que les que surten de llargues sessions tancades) i així deurem passar aquests primers dies de juny, en un dels quals, el 5, es commemora el Dia Mundial del Medi Ambient, que recorda la Primera Conferència Mundial de l'ONU dedicada a l'afer, celebrada aquell dia i mes de 1972 a Estocolm.

Des de llavors –però ja de vint anys abans, com a mínim–, es pot dir que la realitat mundial s'ha accelerat més que en tota la seva història anterior. Això conclouen els entesos, i no seré pas jo, un simple cronista local, qui ho posi en remull. Aquesta acceleració, en diferents graus, l'hem produïda entre tots, però sempre n'hi ha hagut uns quants –els autoconsiderats elegits o il·luminats– que també han considerat que mai no n'hi ha prou, divisa que argumenten amb el progrés de la tecnologia, la ciència i el diner.

De manera que continuem amb les mateixes, com a mínim des de l'alta edat mitjana, amb guerres localitzades (que salvaran la pauil·luminats ho considerin oportú), però ara amb la diferència que el poder ja no desitgen que s'estructuri nacionalment, sinó a base d'un superorganisme que abasti el món, davant del qual les llibertats individuals i dels grups nacionals haurien de sotmetre's, amb l'objectiu, diuen, de contrarestar les tensions humanes. Amb aquest propòsit –que ni Llucifer seria tan hàbil–, el Club tindrà les seves sessions: a prop físicament, però tan lluny mentalment.
en uns llocs, tot condemnant la resta) i treves pactades (que només serviran per encendre el foc quan els

Darrera actualització ( Dissabte, 29 de maig del 2010 02:00 )
 
Publicat a
::::::::::::::::::::::::::::::::
 
http://www.tiempodehoy.com/default.asp?idpublicacio_PK=50&idioma=CAS&idnoticia_PK=61097&idseccio_PK=612&h=100402
 
portada de la semana
 
  Actualidad
 
Bilderberg, el club de los poderosos
 
Este foro sinónimo de secretismo reunirá en junio en Sitges a lo más selecto de la política, la realeza y el entramado financiero de Occidente con la situación económica de España en el punto de mira.
 
Antonio Rodríguez
07/05/10
 


El futuro económico y bursátil de España a corto y medio plazo, tras el draconiano apretón de cinturón que el FMI y la UE han impuesto a Grecia, pasa por una reunión rodeada de secretismo que se va a celebrar del 3 al 5 de junio en Sitges. Para esos días están convocados en un hotel de lujo de esa localidad del litoral catalán una pléyade de presidentes y primeros ministros, políticos retirados y futuros gobernantes, generales y banqueros, así como miembros de la realeza y lo más selecto del mundo financiero, industrial y de las comunicaciones de Europa, Estados Unidos y Canadá. Una lista de personalidades que en España no se veía desde hace mucho tiempo.

En total, más de 120 personas que encarnan el poder político y económico con mayúsculas y que con sus decisiones se han convertido en los mandamases que mueven los hilos de Occidente. Forman el Club Bilderberg y con ellos se reunirá el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para intentar convencerles de la solvencia de la economía española en un momento en el que su futuro político está ligado a la salida de la crisis. “Para España, ésta es una gran oportunidad de exponer a personas que pesan en el mundo nuestra realidad económica. Y Zapatero no la va a desaprovechar”, subrayan fuentes gubernamentales.


¿Quién está detrás de este cónclave a puerta cerrada sin parangón en el mundo? “No me atrevo a decir que sea un grupo de control mundial, porque faltan espacios como Rusia, China, India o Brasil, que son fuerzas pujantes, pero sí que intentan imponer sus criterios y aconsejan a políticos a los que intentan tomar la medida”, resume Arcadi Oliveres, doctor en Ciencias Económicas de la Universidad Autónoma de Barcelona y estudioso de la influencia de los grupos de presión en los gobiernos, cuando se le pregunta por este selecto club.


Cada año asisten a la cita Bilderberg entre 120 y 130 personas, de los que unas 40 son estadounidenses y canadienses, y el resto, europeos. Todos ellos deben acudir solos (los escoltas o asistentes personales quedan alojados en un edificio adyacente) y asisten como ciudadanos privados, no en nombre del gobierno o la empresa a la que pertenecen. El club sufraga los gastos de alojamiento de los delegados e invitados, mientras que el país anfitrión -en esta ocasión España- corre con los gastos de la seguridad en torno al recinto y la escolta desde el aeropuerto más cercano.


En las invitaciones personalizadas que se cursan cada año, este club subraya que los asistentes son “personas importantes y respetadas que, gracias a sus conocimientos especiales, sus contactos personales y su influencia en círculos nacionales e internacionales, puedan ampliar los objetivos y recursos del Club Bilderberg”, un foro con similitudes al de Davos pero que se celebra sin la presencia de periodistas, informes previos ni conclusiones, y en el que sus deliberaciones son secretas, como si se tratara de un Consejo de Ministros. Todo ello facilita un debate franco y abierto a semejanza de otras reuniones anuales como las del Club de Roma, la Trilateral (Japón, Europa y América del Norte) o el Consejo de Relaciones Exteriores, pero la aparición de Bilderberg es anterior a todas ellas y su influencia en la gobernanza mundial, incuestionable.


Este club de pilares trasatlánticos nació en 1954, en plena Guerra Fría, como fórmula para acercar a europeos y estadounidenses y evitar el avance de los postulados de la Unión Soviética o cracks bursátiles como el de 1929. Sus fundadores fueron el príncipe Bernardo de los Países Bajos, esposo y padre de las últimas dos reinas holandesas, y el patriarca de los Rockefeller, la familia más influyente de Estados Unidos en la primera parte del siglo XX. El príncipe Bernardo, un oficial de las SS nazis antes de casarse con la princesa Juliana en 1937, organizó la primera reunión de este club privado en Oosterbeek (Holanda), en un coqueto hotel llamado Bilderberg que aún pervive con el mismo nombre.


Tras la Segunda Guerra Mundial, esta figura controvertida de la monarquía holandesa se convirtió en uno de los máximos directivos de la petrolera anglo-holandesa Shell, mientras que los Rockefeller controlaban la norteamericana Exxon, así que el oro negro estuvo también en el origen de esta sociedad tildada de secreta, a la que se acusa de estar detrás de varias supuestas conspiraciones que luego se convirtieron en realidad, como el diseño de la Transición política en España, las subidas en el precio del barril de Brent o los últimos ataques especulativos contra la moneda china, por poner un ejemplo.


De ello han dado buena cuenta escritores como el canadiense Daniel Estulin, la española Cristina Martín o el norteamericano James Tucker, y lo cierto es que el Club Bilderberg no tiene página web y sólo cuenta con una pequeña oficina en la localidad holandesa de Da Leiden con un número de teléfono y otro de fax como únicos contactos.


En la actualidad, los alma máter de esta organización son los norteamericanos David Rockefeller (Chase Manhattan Bank), James Wolfensohn (ex director del Banco Mundial), el belga Étienne Davignon (Suez Tractebel) y el irlandés Peter Sutherland (Goldman Sachs), quienes se aseguran de que todo el mundo se lleve bien durante el cónclave.


Para ello, cuentan también con la ayuda de representantes de la realeza europea que suelen asistir, como la reina Beatriz de Holanda, el príncipe Felipe de Bélgica o nuestra reina Sofía, quien ha acudido una docena de veces en calidad de miembro permanente y que en un reciente libro de Pilar Urbano ha subrayado lo “apasionantes” que son para ella este tipo de reuniones.


“A lo largo de los años vas conociendo a gente muy diversa, bien informada, bien relacionada, cada una con un bagaje formidable en su terreno, en su área o en su país. (...) ¡Se aprende tanto!”, señala doña Sofía, para quien el verdadero secreto de Bilderberg es que “cada uno puede decir con libertad lo que piensa, lo que en un debate le venga a la cabeza, y que eso no se difunda”, sin que ello signifique que estén conspirando durante el cónclave. “¡Nada de conjuras! Allí nadie es reina, ni canciller, ni presidente de un gobierno o chairman de una multinacional”, hace hincapié.


Sin distinciones protocolarias.

En este sentido, la distribución de los asistentes sigue un orden alfabético rotatorio que elimina cualquier distinción protocolaria. Un año se empieza por la A (tal honor le correspondió en 2009 a Josef Ackermann, presidente del comité ejecutivo del Deutsche Bank) y al otro por la Z (en Sitges se comenzará previsiblemente por Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial).

En cada cónclave hay cuatro sesiones al día, dos por la mañana y dos por la tarde, a excepción del sábado, en el que hay un plenario previo a la clausura. Como un debate entre 120 personas sería muy tedioso y difícil de manejar, el club divide el jueves y el viernes a los asistentes en seis grupos de 20 con un moderador cada uno. Tres de esos grupos cogen un tema y los otros tres otro distinto, y lo analizan desde diferentes puntos de vista durante dos horas. Por las tardes, los grupos se reducen a dos de sesenta. En cuanto al orden de palabra, los participantes eligen antes del discurso inicial del moderador cuántos minutos quieren hablar levantando uno, tres o cinco dedos de su mano.


Los que quieren hablar durante un minuto tienen preferencia y, al final, hay un turno de preguntas en el que un participante puede interpelar a otro directamente. Esos son los mejores momentos, como en 2002, cuando los bilderbergers europeos asaetearon a preguntas a Donald Rumsfeld a cuenta de la contienda que se estaba ya preparando contra Iraq.


Y aunque la organización informa previamente de los temas a discutir y pide a los asistentes que se los preparen, no les entrega documentos ni levanta actas de cada sesión. Con todo, las distendidas comidas y cenas que preparan los mejores chefs de la zona -un motivo más para haber elegido Sitges- son unas ocasiones excelentes para que los asistentes intercambien información sensible.


¿De qué se hablará en Sitges? En primer lugar, de la crisis económica que azota el Viejo Continente y posiblemente de los problemas del narcotráfico, la guerra en Afganistán, la retirada norteamericana de Iraq y el desafío nuclear de Irán, según varios bilderbergers consultados por Tiempo. En 2009, en la reunión que se celebró cerca de Atenas, no hubo consenso sobre cómo afrontar la recesión que ya se sentía en Europa, según Estulin. Una parte se posicionó a favor de una “brutal” recesión mundial para salir antes de la crisis, mientras que otros abogaron por una caída “más suave” durante cinco o seis años para no socavar los cimientos de las economías occidentales.


Una docena de españoles.

Ahora en Sitges, los ojos de los más poderosos se volverán a posar sobre las economías mediterráneas, aunque la elección de esta localidad catalana no tiene nada que ver con la actual situación financiera de España. Cada año, al terminar el cónclave, la dirección del Bilderberg sabe dónde se va a celebrar la siguiente cita, pero no la desvela a los asistentes hasta unos meses antes por motivos de seguridad.

Nuestro país no acogía una reunión de este tipo desde la cita en La Toja (Pontevedra) allá por 1989, que contó con la asistencia de los Reyes y del entonces presidente del Gobierno, Felipe González, y el porqué de ahora en España hay que buscarlo simplemente en que coincide con la Presidencia de la UE.


Por eso, el año pasado en Grecia la delegación española fue más numerosa de lo habitual y para Sitges se espera que el número ascienda a una docena de miembros con la reina Sofía al frente, la participación de Zapatero en el pleno inaugural y una nutrida presencia de miembros del Gobierno como Miguel Ángel Moratinos, quizás Elena Salgado y Bernardino León; de representantes de la banca y el mundo empresarial como Rodrigo Rato (Caja Madrid), Patricia Botín o Matías Rodríguez Inciarte en representación del Santander, José Manuel Entrecanales (Acciona) y Juan María Nin (La Caixa); así como del comisario europeo Joaquín Almunia y algún miembro del PP (ver recuadro en la página anterior), CiU o la Generalitat catalana como deferencia hacia los anfitriones.


La lista completa la tiene Juan Luis Cebrián, consejero delegado del grupo Prisa, bilderberger desde 1983 y que en la actualidad es el representante de España en el Comité Ejecutivo, el núcleo duro del club, del que forman parte 24 europeos y 17 norteamericanos, y que se encarga, entre cita y cita, de buscar unos 70-80 invitados para la siguiente edición.


En busca de líderes.

Uno de los aspectos más destacados de este club es la capacidad que ha tenido para catapultar al poder a jóvenes promesas políticas. El caso más mencionado en la historiografía de los bilderbergers es el de Bill Clinton, quien en 1991 asistió a la reunión de Baden-Baden (Alemania) siendo un desconocido gobernador de Arkansas. Unos meses después se hizo con la candidatura del Partido Demócrata y a finales de 1992 ganó las elecciones. Algo parecido le pasó a Tony Blair, quien fue invitado en 1993, un año antes de ser elegido a la cabeza de los laboristas británicos y cuatro antes de su entrada triunfal en Downing Street.

Igualmente, todos los secretarios generales de la OTAN fueron antes que ello miembros de esta sociedad y el caso más sorprendente es el de Javier Solana, cuya primera aparición en este foro fue en 1985, cuando era ministro de Cultura y pocos sabían de él fuera de España.


El propio Barack Obama sucumbió al encanto de este tipo de reuniones en mayo de 2008, cuando su candidatura a la Casa Blanca empezó el irresistible ascenso entre los demócratas. Su cicerone fue Timothy Geithner, por entonces un joven presidente de la Reserva Federal de Nueva York al que los bilderbergers bendijeron meses después cuando fue nombrado secretario del Tesoro. ¿El motivo? Le conocían de varios años de compartir cónclaves y sabían cómo actuaría en la lucha contra la recesión.

Otro hecho remarcable es lo malicioso del sistema de invitaciones, que hace que aquellos que no causan una buena impresión a la primera sean borrados de sucesivas ediciones. Fue el caso de Jordi Pujol, quien tras su paso por el Bilderberg de 1991 no volvió a contar en sus planes; el de Esperanza Aguirre, que participó en 1999 y 2000, cuando Aznar aún no había elegido a su sucesor; o más recientemente el de Miguel Sebastián, que estuvo en 2005 tras ponerse al frente de la Oficina Económica en Moncloa y cuyos comentarios no fueron bien acogidos por los mandamases del mundo.

 
 
::::::::::::::::
 
europapress.es
 

CATALUNYA

El Club Bilderberg se reúne este año en Sitges, con la asistencia de la Reina y Zapatero

 
BARCELONA/MADRID, 2 Jun.
2010 19:20 (EUROPA PRESS)


   El Club Bilderberg se reunirá este año en Sitges (Barcelona) entre este jueves y el sábado, y un año más se espera la asistencia de la Reina Sofía durante los tres días, confirmaron a Europa Press fuentes diplomáticas.

 

   Además está prevista la asistencia el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que también ha sido invitado a las jornadas.

 

   Las sesiones se realizarán en el hotel Dolce, unas instalaciones de lujo que resultarán de difícil acceso estos días.

 

   El Club Bilderberg celebra anualmente una conferencia privada durante varios días con más de un centenar de destacados dirigentes mundiales e influyentes personalidades de diversos sectores, que asisten sólo por invitación.

 

   La Reina asiste este año una vez más, como ya hizo en la reunión de 2009, que tuvo lugar en la capital de su país natal, Atenas (Grecia), y también en ocasiones anteriores.

 

   Entre el resto de invitados que se esperan están el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero; la Reina Beatriz de Holanda; el director de la Organización Mundial del Comercio, Pascal Lamy; el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet; el ex secretario general de la Otan, Jaap de Hoop Scheffer; y el ex comisario europeo y ex ministro español Pedro Solbes, según varios medios nacionales e internacionales.

 

   La primera conferencia Bilderberg original se organizó en el Hôtel Bilderberg, cerca de Arnhem (Países Bajos), en 1954.

 
 
::::::::::::::::::::::::
 
Agencia Efe

02/06/2010 12:01 ECO

CLUB BILDERBERG

Las personas más poderosas del mundo se reúnen en un hotel de Sitges

Barcelona, 2 jun (EFE).- El Club Bilderberg, que reúne a presidentes de empresas, bancos, jefes de Estado, miembros de las monarquías europeas y a las personas más influyentes del mundo, se reúnen a partir de mañana en Sitges (Barcelona), donde debatirán temas económicos y políticos sin hacer públicas sus conclusiones.

El encuentro, que cada año se celebra en un país distinto, es privado y casi secreto, y la discreción sobre lo que se habla es total.


Según ha informado hoy El Periódico de Catalunya, este año el centenar de hombres y mujeres más poderosos del mundo que son miembros del Grupo Bilderberg se reúnen en el hotel Dolce de Sitges, donde las medidas de seguridad se están aplicando desde hace ya una semana.

Entre los miembros españoles que suelen acudir anualmente a la convocatoria de este exclusivo grupo se encuentran la Reina Sofía, los presidentes del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, de Acciona, José Manuel Entrecanales, o el ex ministro de Economía Pedro Solbes.


Fuentes de la cadena hotelera han señalado a Efe que no pueden "confirmar ni desmentir" la presencia de personalidades durante estos días aunque sí han admitido que el recinto se encuentra cerrado al público hasta el próximo domingo.


Los trabajadores de la urbanización Can Girona donde se encuentra el hotel, la más lujosa de Sitges, también han tenido que acreditarse para acceder a la zona y se les ha pedido confidencialidad sobre el evento.


Los Mossos d'Esquadra, que se encargarán de velar por la seguridad de los altos cargos reunidos, llevan varios días organizando un dispositivo para evitar incidentes y manifestaciones de grupos antiglobalización, que ya han anunciado su presencia en los alrededores.

La primera conferencia del club tuvo lugar en el Hotel Bilderberg, cerca de Arnhem (Países Bajos), el 29 y 30 de mayo de 1954.


Entre los principales impulsores figuran el ex ministro belga Paul Van Zeeland, el príncipe Bernardo de Holanda y el judío polaco y asesor político Joseph Retinger.

Otros asistentes activos son el estadounidense Donald Rumsfeld, el irlandés Peter Shuderland o el ex presidente del Banco Mundial Paul Wolfowitz. EFE

 
ETC.

--
Salut i independència!

Jordi

www.sossagradafamilia.org
http://youtube.com/sossagradafamilia

::
http://www.jordibilbeny.com/ ::
 
Seguiment de l'aquelarre a: http://bilderberg2010.wordpress.com
 
 
::::::::::::::::::::::::::::::::::
 
http://www.elperiodico.es/ca/noticias/societat/20100602/sitges-capital-del-mon/289688.shtml

El Periódico

LA TROBADA DEL 'GOVERN MUNDIAL A L'OMBRA'

Sitges, capital del món

El municipi del Garraf rep entre avui i demà 124 de les persones més poderoses del planeta

Les reines Sofia i Beatriu d'Holanda assisteixen a la reunió del Bilderberg

Dimecres, 2 de juny del 2010
 
EDWIN WINKELS
SITGES

Una furgoneta  dels Mossos d'Esquadra, ahir davant la porta de l'hotel Dolce de  Sitges. 
Una furgoneta dels Mossos d'Esquadra, ahir davant la porta de l'hotel Dolce de Sitges. DIEGO CALDERÓN
 
 
Regna la calma a Can Girona, la urbanització més luxosa de Sitges (Garraf), on hi ha la casa més cara que ara mateix està en venda a tot Espanya: 12,4 milions d'euros per 970 metres quadrats. Davant la garita de seguretat, en l'única entrada a la urbanització, les barreres estan aixecades i cap vigilant demana al visitant que s'identifiqui. Ningú diria que aquí, a partir de demà, es reunirà l'elit d'occident, 124 persones que cada dia decideixen els destins del seu país, de la seva empresa o de tot un continent, com els nombrosos comissaris europeus que solen ser assidus a aquest conclave.

No hi ha molta moguda, potser, perquè la reunió, oficialment, no existeix. El Club Bilderberg és una reunió privada i gairebé secreta entre els més poderosos, on reines, presidents, ministres, banquers i empresaris poden dir el que pensen sense que els gravin càmeres i micròfons i sense que ningú d'ells filtri després cap a fora el que cada un d'ells hagi dit. Aquesta discreció és una de les principals raons per les quals la reina Sofia hi sol assistir, segons va explicar ella mateixa en la seva biografia. Ja té confirmada la presència a Sitges, igual que la seva homòloga holandesa, la reina Beatriu, i el príncep Felip de Bèlgica.

Un fortí protegit

És la presència, entre molts altres, de les monarques el que convertirà Can Girona a partir d'avui en un fortí. Com un castell en un monticle, l'hotel Dolce, on tindrà lloc la reunió, sobresurt al centre de la urbanització, un edifici blanc molt llampant que s'alça per sobre del camp de golf de Terramar on dissabte a la tarda un bon nombre dels assistents s'escaparan dels debats diaris. Als obrers que treballen en la construcció de les cases de l'entorn ja se'ls ha demanat els últims dies el número de DNI per poder accedir a la urbanització. Els empleats de l'hotel han estat instruïts amb claredat i han de respectar més que mai la privacitat de la seva selecta clientela, encara que els Bilderberg solen portar també personal i cuiners propis a les seves reunions.

A més a més de la reina Sofia, per part espanyola està confirmada la presència de diversos dels habituals al Club Bilderberg: el ministre d'Exteriors Miguel Ángel Moratinos, l'exvicepresident Pedro Solbes, el director general de Presidència Bernardino León, el banquer Juan María Nin (La Caixa) i els empresaris José Manuel Entrecanales (Acciona) i Juan Luis Cebrián (Prisa). Està previst que el president José Luis Rodríguez Zapatero pronunciï el discurs de benvinguda.

Ells debatran amb persones influents com ara Pascal Lamy (Oganització Mundial del Comerç), Jean Claude Trichet (Banc Europeu), Jaap de Hoop Scheffer (OTAN), Robert Zoellick (Banc Mundial), Romano Prodi (expresident de la Comissió Europea) a més d'un gran nombre de presidents de les companyies i bancs més grans del món. Tot sota la supervisió del nonagenari banquer David Rockefeller, que el 1954 va ser un dels fundadors del Club Bilderberg, que va néixer a l'ombra dels governs oficials amb la finalitat d'enfortir els vincles entre els Estats Units i Europa davant la preocupació pel creixement del comunisme.

Tots ells, abans d'arribar entre avui i demà en avió, cotxe i fins i tot helicòpter, ja han rebut l'agenda, que inclou deu temes econòmics i polítics. Així, parlaran entre altres assumptes sobre el futur de l'euro i del dòlar, la lliçó que s'ha d'extreure de la crisi de Grècia, les conseqüències de la guerra contra el terrorisme i les amenaces per a l'OTAN, com ara l'Afganistan, l'Iran i Rússia.

Arribada d'antiglobalistes

Una reunió d'aquesta magnitud, que ha perdut el secretisme d'altres èpoques i amb un lloc de trobada que aquest cop s'ha descobert un mes i mig abans, convoca també els antiglobalistes. Els manifestants arribaran des de tot Europa, encara que es desconeix quants seran. Més que en cap reunió anterior dels Bilderberg, podran estar a prop de l'hotel: la majoria s'allotjarà als càmpings Sitges i Garrofer, que es troben just al costat de l'estreta carretera que porta a la urbanització.

Seran els Mossos d'Esquadra els encarregats de vigilar el perímetre de l'hotel Dolce. Els antiglobalistes, que han obert mitja dotzena de pàgines a Facebook i nombrosos blocs per organitzar-se i reunir-se, insisteixen en la seva convocatòria que rebutjaran qualsevol mena de violència. «A qualsevol que cometi qualsevol acte violent se li demanarà que marxi», exposen, temorosos que siguin infiltrats els que pretenguin rebentar una protesta pacífica que comença aquest mateix matí a l'estació de Sitges, amb una marxa fins a Can Girona.

Els antiglobalistes pretenen formar un cordó humà durant els quatre dies que durarà la reunió per deixar clar als poderosos del Bilderberg que «sabem qui són i on són».

 
::::::::::::::::::::::::::::::::
 
http://www.larazon.es/hemeroteca/8149-el-club-de-los-duenos-del-mundo
 
La razón

La misteriosa leyenda del club de los dueños del mundo

21 Mayo 10 - José Aguado

El Bilderberg se reúne en un hotel de Sitges con un secretismo que alimenta su misteriosa leyenda. Rockefeller, Ackermann, Bernanke, la reina de Holanda, la Reina Doña Sofía, el director del FMI o Rothschild forman parte del club más poderoso del planeta.

Rey de España, Don Juan Carlos de Borbón, acompañado de  las Reinas de Holanda, Beatriz (izq) y de Bélgica, Paola 
Rey de España, Don Juan Carlos de Borbón, acompañado de las Reinas de Holanda, Beatriz (izq) y de Bélgica, Paola

En el Hotel Dolce de Sitges (Barcelona), del 3 al 6 de junio, se decide el destino del mundo. Rockefeller, Ackermann, Bernanke, la reina de Holanda, la Reina Doña Sofía, el director del FMI o Rothschild y otras 120 personas más del mismo nivel se reúnen en la ciudad catalana sin hacer publicidad del encuentro y como individuos particulares, que no representan a nadie. Es el Club Bilderberg. Durante tres días hablan de cómo va el mundo, sacan conclusiones y luego las distribuyen entre sus miembros. Es decir, entre los poderosos.

Es decir, que rigen el mundo. Daniel Estulin, un ruso afincado en Madrid después de haber viajado por casi todo el planeta, ha escrito «La historia definitiva del Club Bilderberg». Mientras busca unos cigarrillos para su mujer, cuenta que el fin último del Club Bilderberg, lo que le hace buscar el secretismo, es acabar con los Estados nación y hacer del planeta una empresa de la que sus miembros son sus dirigentes. El resto de la humanidad, sus esclavos. Dice Estulin que casi todo lo que sucede, desde los movimientos del precio del petróleo hasta las recesión que estamos viviendo había sido planteado ya en alguna reunión del Club Bilderberg. La literatura sobre el tema es escalofriante. Cristina Martín, autora de «El club Bilderberg, los amos del mundo», mantiene que la gripe A y
la teoría de que el calentamiento global es por la acción del hombre nacieron en el club con el único fin de tener a la humanidad asustada.

«Eso es absurdo. Esa teoría de que Bilderberg es un Gobierno en la sombra es una tontería –cuenta un asistente español, que ha estado varias veces y que prefiere no decir su nombre–. Es una idea del príncipe Bernardo de Holanda tras la Segunda Guerra Mundial para poner en contacto el mundo europeo y el norteamericano. Quería hacer una serie de reuniones donde poderosos de ambos lados convivieran e hicieran contactos. Es verdad que son líderes de opinión, que se tratan temas actuales. Pero el fin es lograr la armonía entre continentes».

No es sencillo encontrar a alguien que describa cómo son las reuniones
. No son muchos los invitados, y los que han ido alguna vez son reacios a contarlo. «Son encuentros para el debate y el diálogo, y poco más te puedo contar», asegura Ignacio Camuñas, que estuvo al principio de los 80. Cuando se pregunta  sobre Bilderberg prefieren el silencio o el anonimato. Si hablan, no detallan las reuniones.

Por supuesto, no hay Prensa ni comunicados públicos. Es eso lo que le da el carácter misterioso. «Pero es que si después tus opiniones son reflejadas puede que no te expreses con libertad; o al ver que vas a salir en los medios, la vanidad hace que te comportes de un modo distinto o que se digan tonterías. Lo mejor es mantener las reuniones de una manera reservada», sigue contando uno de los asistentes hace años.


Son encuentros informales, aunque se mantiene la etiqueta
. Las reuniones comienzan con una recepción el primer día, donde ya se puede hablar con quien se quiera. Después, en las diversas cenas, siempre se cambia de sitio para que se produzca el mayor número posible de relaciones sociales. En las ponencias (cuatro el jueves, cuatro el viernes y una el sábado) puede que te toque al lado del presidente de Google, del director del FMI, del presidente de Nokia o del secretario de Estado de algún país que comienza a emerger. En el desayuno de las 8:00 de la mañana eliges a tus compañeros de mesa. «Puedes tener a tu lado a la Reina tomando unos huevos revueltos», dice nuestro anónimo.

La Reina es una de  los asistentes habituales «y es muy activa, muestra mucho interés por las cuestiones, pregunta y toma notas
. Es muy entusiasta. Se nota que le gusta estar en este lugar fuera de protocolo, donde puede mostrarse como es». Como le sucede a la reina Beatriz de Holanda, hija del fundador de Bilderberg. Ambas ya forman parte del club, al igual que los españoles Juan Luis Cebrián y Matías R. Inciarte. Son ellos los que piden la asistencia a los miembros los españoles. Los invitados anualmente dependen de su posición política en ese momento, además, claro, de otra característica clave: es esencial hablar inglés a la perfección.

Al igual que no hay guardaespaldas, tampoco hay traductores. El idioma es un requisito importante y pertenecer a la parte del mundo donde impera el libre mercado es fundamental. No asisten, por ahora, líderes que no sean europeos o norteamericanos.  

Ni parejas ni vehículo

El secreto que acompaña a estos encuentros ha alimentado la leyenda. Los miembros del Bilderberg se reúnen en hoteles más o menos apartados y de lujo. Los invitados no pueden llevar acompañantes, ni siquiera a su pareja. Tampoco vehículo propio. Llegan en avión o en coche puesto por el club, con una B en el espejo delantero. Durante tres días están encerrados en el hotel, aunque tienen a su disposición todas las comodidades, que no son pocas. Tampoco se pueden marchar de las reuniones. Ser elegido por el club supone el compromiso de ir y participar.

En la página de internet del lujoso hotel de Sitges ya no se pueden reservar habitaciones la primera semana del próximo mes. Esos días aparecen en rojo, de prohibido, de que no hay disponibilidad. Es inútil llamar, buscar algún contacto o pedir hablar con el director. Es el Club Bilderberg quien ha cerrado el hotel y ha cursado las invitaciones.
Para ser uno de los elegidos, además de desenvolverse en inglés y ser de un país occidental, hay que tener los contactos adecuados y un perfil definido. En realidad, hay que tener poder o dar la impresión de que se va a tener. Zoellick, Agnelli o Strauss Kahn no se juntan con cualquiera. Al final, el Club Bilderberg marca una frontera definitiva: si eres un político y no cuentan contigo, es que no eres nada importante. Bill Clinton y Tony Blair fueron invitados a una reunión del club cuando todavía eran aspirantes a la presidencia. Fueron los miembros del Bilderberg los que les dieron su apoyo y el empujón definitivo para conquistar el poder en las urnas.

Al elegido para asistir a la reuniones le preguntan si está interesado en participar. Si la respuesta es positiva, entonces llega una invitación formal por carta. Los seleccionados son de tres sectores. El de las decisiones gubernamentales: políticos, secretarios de Estado o presidentes de entidades como el FMI o el Banco Mundial; el de las grandes empresas del mundo privado y sus presidentes o ejecutivos; y por último, el de los grupos de opinión: grandes editores, por ejemplo.


Las reuniones siempre tratan de actualidad internacional, economía y tendencias de opinión.
Son temas sobre los que luego se debaten y en los que todos participan y dan su punto de vista. Siempre ha sido así desde que en Oosterberke, Holanda, en el hotel Bilderberg, se celebró la primera reunión, en 1954. No ha habido un año en el que no se haya hecho. Pero pese a su posible poder e influencia en el destino del mundo, la mayoría de los profesores de las Relaciones Internacionales de la Complutense de Madrid no conocen ni han estudiado el tema.

Se sabe que es un club sin una estructura jerarquizada. Su presidente es Etienne Davignon, presidente del Comité de Dirección de Brussels Airlines y vicepresidente de la compañía Suez-Tractebel. Él, junto a Rockefeller y otros miembros, forman parte del Consejo de Administración: es ahí donde  se marcan las directrices y el lugar de reunión.  Hay un consejo europeo y otro americano, que deciden quiénes tienen que ser los invitados. Los de Sitges ya están elegidos. Ahora, algunos políticos españoles revisan su agenda para ver si están citados. Para ver si, de verdad, tienen poder.

 
De Holanda a Sitges

El Club Bilderberg debe su nombre al primer lugar donde se celebró la reunión, en 1954. Fue en el hotel Bilderberg, en Holanda. A partir de entonces, los poderosos del mundo se citan todos los años en un complejo de lujo y, a poder ser, algo apartado de las ciudades. En junio, España será sede por segunda vez de la reunión. En 1989, en La Toja, los Reyes recibieron a los miembros del club. Ha sido la única vez que Don Juan Carlos ha estado presente en este tipo de encuentros. Todavía no se sabe si, como sucedió hace años, en Sitges también va a asistir el Rey.

::::::::::::::::::::::::::::
 
http://www.larazon.es/noticia/3925-las-personas-mas-poderosas-del-mundo-se-reunen-en-sitges
 
La razón

Las personas más poderosas del mundo se reúnen en Sitges

2 Junio 10 - Londres - Efe

El Club Bilderberg, que reúne a presidentes de empresas, bancos, jefes de estado, miembros de las monarquías europeas y a las personas más influyentes del mundo, se reúnen a partir de mañana en Sitges (Barcelona), donde debatirán temas económicos y políticos sin hacer públicas sus conclusiones.

El encuentro, que cada año se celebra en un país distinto, es privado y casi secreto y la discreción sobre lo que se habla es total.

Según ha informado hoy El Periódico de Catalunya, este año, el centenar de hombres y mujeres más poderosos del mundo que son miembros del Grupo Bilderberg se reúnen en el hotel Dolce de Sitges, donde las medidas de seguridad se están aplicando desde hace ya una semana.

Entre los miembros españoles que suelen acudir anualmente a la convocatoria de este exclusivo grupo se encuentran la Reina Sofía, los presidentes del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián; de Acciona, José Manuel Entrecanales; de La Caixa, Juan María Nin, o el ex ministro de Economía, Pedro Solbes.

Fuentes de la cadena hotelera han señalado a EFE que no pueden "confirmar ni desmentir" la presencia de personalidades durante estos días aunque sí han admitido que el recinto se encuentra cerrado al público hasta el próximo domingo.

Los trabajadores de la urbanización Can Girona donde se encuentra el hotel, la más lujosa de Sitges, también han tenido que acreditarse para acceder a la zona y se les ha pedido confidencialidad sobre el evento.

Los Mossos d'Esquadra, que se encargarán de velar por la seguridad de los altos cargos reunidos, llevan varios días organizando un dispositivo para evitar incidentes y manifestaciones de grupos antiglobalización, que ya han anunciado su presencia en los alrededores.

La primera conferencia del club tuvo lugar en el Hotel Bilderberg, cerca de Arnhem (Países Bajos), el 29 y 30 de mayo de 1954.

Entre los principales impulsores figuran el ex ministro belga Paul Van Zeeland, el príncipe Bernardo de Holanda y el judío polaco y asesor político Joseph Retinger.

Otros asistentes activos son el estadounidense Donald Rumsfeld, el irlandés Peter Shuderland o el ex presidente del Banco Mundial Paul Wolfowitz.


::::::::::::::::::::::::::::::
::

http://www.lavanguardia.es/economia/noticias/20100602/53938888236/el-grupo-bilderberg-se-reune-a-partir-de-manana-en-un-hotel-de-sitges.html
 
LaVanguardia.es

El Grupo Bilderberg se reúne a partir de mañana en un hotel de Sitges

Las personas más poderosas del mundo como presidentes de empresas, bancos, jefes de estado o monarcas europeos debatirán temas económicos y políticos

02/06/2010 | Actualizada a las 15:03h
 
 
Barcelona. (EFE).- El Grupo Bilderberg, que reúne a presidentes de empresas, bancos, jefes de estado, miembros de las monarquías europeas y a las personas más influyentes del mundo, se reúnen a partir de mañana en Sitges (Barcelona), donde debatirán temas económicos y políticos sin hacer públicas sus conclusiones.

El encuentro, que cada año se celebra en un país distinto, es privado y casi secreto y la discreción sobre lo que se habla es total. Este año, el centenar de hombres y mujeres más poderosos del mundo que son miembros del Grupo Bilderberg se reúnen en el hotel Dolce de Sitges, donde las medidas de seguridad se están aplicando desde hace ya una semana.

Entre los miembros españoles que suelen acudir anualmente a la convocatoria de este exclusivo grupo se encuentran la Reina Sofía, los presidentes del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián; de Acciona, José Manuel Entrecanales; de La Caixa, Juan María Nin, o el ex ministro de Economía,
Pedro Solbes.

Fuentes de la cadena hotelera han señalado a
EFE que no pueden "confirmar ni desmentir" la presencia de personalidades durante estos días aunque sí han admitido que el recinto se encuentra cerrado al público hasta el próximo domingo. Los trabajadores de la urbanización Can Girona donde se encuentra el hotel, la más lujosa de Sitges, también han tenido que acreditarse para acceder a la zona y se les ha pedido confidencialidad sobre el evento.

Los
Mossos d'Esquadra, que se encargarán de velar por la seguridad de los altos cargos reunidos, llevan varios días organizando un dispositivo para evitar incidentes y manifestaciones de grupos antiglobalización, que ya han anunciado su presencia en los alrededores.

 
::::::::::::::::::::::::::::::::
 
http://www.elpunt.cat/noticia/article/-/-/176163.html
 
 El Punt

La conferència anual de l'exclusiu Club Bilderberg se celebrarà a Sitges entre dijous i diumenge

01/06/10 02:00 - Sitges

El Club Bilderberg, la conferència que reuneix un cop a l'any les cent persones més influents del món, se celebrarà a Sitges entre dijous i diumenge. Caps d'estat i magnats del món dels negocis són alguns dels convidats d'aquest tipus d'esdeveniment, que segons diverses informacions es faria a l'hotel Dolce del municipi. L'exclusiu grup va iniciar les seves trobades anuals el 1954, a l'hotel de Bilderberg d'Oosterbeek, als Països Baixos. Les reunions sempre es porten a terme en secret, sense que hi sigui present cap mitjà de comunicació i sense transmetre, un cop s'ha celebrat, els temes que han tractat els seus membres i les conclusions a les quals han arribat.

Segons l'autor del llibre La veritable història del Club Bilderberg, Daniel Estulin, el grup és «un govern invisible, omnipotent, que estira els fils de l'ombra, que controla el govern dels Estats Units, la Unió Europea, l'OMS, les Nacions Unides, el Banc Mundial, el Fons Monetari Internacional i qualsevol altra institució similar». Segons Estulin, que és molt crític amb l'organització d'aquestes trobades, «quan se celebren aquestes reunions inevitablement després tenen lloc la guerra, la fam, la pobresa, l'enderrocament dels governs, i abruptes i sorprenents canvis polítics, socials i monetaris». Segons l'escriptor, els integrants del club són «els veritables amos del món». Estulin parlarà del Club Bilderberg avui al Parlament Europeu, acompanyat d'altres parlamentaris com ara Mario Borghezio, el membre italià que fa més anys que és al Parlament; Nigel Farage, un parlamentari procedent del sud-est d'Anglaterra, i Gerard Batten, membre del Parlament Europeu per Londres. El 2009, la conferència anual del club es va fer a Grècia.

Darrera actualització ( Dimarts, 1 de juny del 2010 02:00 )
 
Publicat a

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

http://www.elpunt.cat/noticia/article/-/-/175381.html

 El Punt

El Club Bilderberg a Sitges?

Es reuneixen cada any en un lloc diferent per exercir com a govern mundial a l'ombra

El poder ja no desitgen que s'estructuri «nacionalment», sinó a base d'un superorganisme que abasti el món
 
 
29/05/10 02:00 - Xavier Garcia

Diuen –internet en va ple, encara que costi de creure– que el selecte (per dir alguna cosa), privatista i fins no fa gaire secretíssim Club Bilderberg (no més de 130-150 persones de tot el món) es reuneix a Sitges a primers de juny. Es trobaran en un hotel (forçosament gran i reservat exclusivament per a ells) a uns dos quilòmetres de l'anomenada Blanca Subur, davant del mar, per tant, i envoltats del verd de camps de golf, talment Escòcia.

Es reuneixen cada any en un lloc diferent del món, com fan des de 1954, i –vés per on– el juny de 2009 es van trobar a Grècia. Aquest any han escollit Sitges, amb el benentès que a ells –que no volen saber res, perquè els molesta, de nacions històriques ni d'estats moderns– tant els fa un lloc com un altre (el món és gran). La qüestió és que estiguin tranquils per decidir. També es diu que són «els amos del món», «el govern mundial a l'ombra» (per bé que, ja ho dic, últimament han sortit o els han fet sortir de l'armari) i, entre altres coses, els que «decideixen el que governa, empreses i organismes internacionals executaran».

O sigui que ja només ens faltava aquesta. Entre els assistents, tots molt ben seleccionats –presidents de govern, caps d'estat, institucions mundials suposadament benefactores, grans empreses de les finances i l'economia, altes jerarquies militars i màxims representants dels mitjans de comunicació–, encara s'hi arrosseguen alguns membres històrics d'aquest club, com David Rockefeller i Henry Kissinger, hermanitas de la Caridad, com si diguéssim.

Bé, ja deuen veure per on van els trets. Tanmateix –i fent honor al pacte de secret que tenen des dels seus orígens–, és més que probable (segur si no hi ha per entremig un Capità Enciam) que vostès, l'anomenada però gens tinguda en compte «opinió pública», no sàpiguen gaire res del que es courà dintre dels espais elegants (no és cap Pensión Lolita) de l'hotel Dolce Sitges.

Recorden aquella dita dels nostres avis que deia «tiren la pedra i amaguen la mà»? Doncs comptin que pot passar una cosa semblant. De fet, aquests nois del Bilderberg –també hi ha algunes noies, atenent a la quota femenina i al fet de la incorporació de la dona al treball– ja fa anys que actuen sota aquesta divisa i, justament, a efectes de divises, no sembla que els hagi anat gens malament.

De manera que, després de La Toja (Pontevedra), on van reunir-se el 1989 –essent rebuts pel socialista González, a qui devien convidar pels serveis prestats a la causa de la democràcia i la pau al món–, ara deurà ser el torn per a un altre socialista, a qui seria estrany (són ben educats i cortesos) que no felicitessin per les seves últimes accions, ja no cal dir-ho, també en favor de les grans causes de la llibertat, la democràcia, la pau, el progrés i l'armonia mundi.

I el poble, què? Doncs, excepte uns quants, s'estaran torrant al sol (si en fa) de les platges sitgetanes, sense saber (a molts ni els importa) que a prop altres van per feina. Segurament, els reunits també es distrauran (jugant a golf, sovint arriben idees millors que les que surten de llargues sessions tancades) i així deurem passar aquests primers dies de juny, en un dels quals, el 5, es commemora el Dia Mundial del Medi Ambient, que recorda la Primera Conferència Mundial de l'ONU dedicada a l'afer, celebrada aquell dia i mes de 1972 a Estocolm.

Des de llavors –però ja de vint anys abans, com a mínim–, es pot dir que la realitat mundial s'ha accelerat més que en tota la seva història anterior. Això conclouen els entesos, i no seré pas jo, un simple cronista local, qui ho posi en remull. Aquesta acceleració, en diferents graus, l'hem produïda entre tots, però sempre n'hi ha hagut uns quants –els autoconsiderats elegits o il·luminats– que també han considerat que mai no n'hi ha prou, divisa que argumenten amb el progrés de la tecnologia, la ciència i el diner.

De manera que continuem amb les mateixes, com a mínim des de l'alta edat mitjana, amb guerres localitzades (que salvaran la pauil·luminats ho considerin oportú), però ara amb la diferència que el poder ja no desitgen que s'estructuri nacionalment, sinó a base d'un superorganisme que abasti el món, davant del qual les llibertats individuals i dels grups nacionals haurien de sotmetre's, amb l'objectiu, diuen, de contrarestar les tensions humanes. Amb aquest propòsit –que ni Llucifer seria tan hàbil–, el Club tindrà les seves sessions: a prop físicament, però tan lluny mentalment.
en uns llocs, tot condemnant la resta) i treves pactades (que només serviran per encendre el foc quan els

Darrera actualització ( Dissabte, 29 de maig del 2010 02:00 )
 
Publicat a
::::::::::::::::::::::::::::::::
 
http://www.tiempodehoy.com/default.asp?idpublicacio_PK=50&idioma=CAS&idnoticia_PK=61097&idseccio_PK=612&h=100402
 
portada de la semana
 
  Actualidad
 
Bilderberg, el club de los poderosos
 
Este foro sinónimo de secretismo reunirá en junio en Sitges a lo más selecto de la política, la realeza y el entramado financiero de Occidente con la situación económica de España en el punto de mira.
 
Antonio Rodríguez
07/05/10
 


El futuro económico y bursátil de España a corto y medio plazo, tras el draconiano apretón de cinturón que el FMI y la UE han impuesto a Grecia, pasa por una reunión rodeada de secretismo que se va a celebrar del 3 al 5 de junio en Sitges. Para esos días están convocados en un hotel de lujo de esa localidad del litoral catalán una pléyade de presidentes y primeros ministros, políticos retirados y futuros gobernantes, generales y banqueros, así como miembros de la realeza y lo más selecto del mundo financiero, industrial y de las comunicaciones de Europa, Estados Unidos y Canadá. Una lista de personalidades que en España no se veía desde hace mucho tiempo.

En total, más de 120 personas que encarnan el poder político y económico con mayúsculas y que con sus decisiones se han convertido en los mandamases que mueven los hilos de Occidente. Forman el Club Bilderberg y con ellos se reunirá el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para intentar convencerles de la solvencia de la economía española en un momento en el que su futuro político está ligado a la salida de la crisis. “Para España, ésta es una gran oportunidad de exponer a personas que pesan en el mundo nuestra realidad económica. Y Zapatero no la va a desaprovechar”, subrayan fuentes gubernamentales.


¿Quién está detrás de este cónclave a puerta cerrada sin parangón en el mundo? “No me atrevo a decir que sea un grupo de control mundial, porque faltan espacios como Rusia, China, India o Brasil, que son fuerzas pujantes, pero sí que intentan imponer sus criterios y aconsejan a políticos a los que intentan tomar la medida”, resume Arcadi Oliveres, doctor en Ciencias Económicas de la Universidad Autónoma de Barcelona y estudioso de la influencia de los grupos de presión en los gobiernos, cuando se le pregunta por este selecto club.


Cada año asisten a la cita Bilderberg entre 120 y 130 personas, de los que unas 40 son estadounidenses y canadienses, y el resto, europeos. Todos ellos deben acudir solos (los escoltas o asistentes personales quedan alojados en un edificio adyacente) y asisten como ciudadanos privados, no en nombre del gobierno o la empresa a la que pertenecen. El club sufraga los gastos de alojamiento de los delegados e invitados, mientras que el país anfitrión -en esta ocasión España- corre con los gastos de la seguridad en torno al recinto y la escolta desde el aeropuerto más cercano.


En las invitaciones personalizadas que se cursan cada año, este club subraya que los asistentes son “personas importantes y respetadas que, gracias a sus conocimientos especiales, sus contactos personales y su influencia en círculos nacionales e internacionales, puedan ampliar los objetivos y recursos del Club Bilderberg”, un foro con similitudes al de Davos pero que se celebra sin la presencia de periodistas, informes previos ni conclusiones, y en el que sus deliberaciones son secretas, como si se tratara de un Consejo de Ministros. Todo ello facilita un debate franco y abierto a semejanza de otras reuniones anuales como las del Club de Roma, la Trilateral (Japón, Europa y América del Norte) o el Consejo de Relaciones Exteriores, pero la aparición de Bilderberg es anterior a todas ellas y su influencia en la gobernanza mundial, incuestionable.


Este club de pilares trasatlánticos nació en 1954, en plena Guerra Fría, como fórmula para acercar a europeos y estadounidenses y evitar el avance de los postulados de la Unión Soviética o cracks bursátiles como el de 1929. Sus fundadores fueron el príncipe Bernardo de los Países Bajos, esposo y padre de las últimas dos reinas holandesas, y el patriarca de los Rockefeller, la familia más influyente de Estados Unidos en la primera parte del siglo XX. El príncipe Bernardo, un oficial de las SS nazis antes de casarse con la princesa Juliana en 1937, organizó la primera reunión de este club privado en Oosterbeek (Holanda), en un coqueto hotel llamado Bilderberg que aún pervive con el mismo nombre.


Tras la Segunda Guerra Mundial, esta figura controvertida de la monarquía holandesa se convirtió en uno de los máximos directivos de la petrolera anglo-holandesa Shell, mientras que los Rockefeller controlaban la norteamericana Exxon, así que el oro negro estuvo también en el origen de esta sociedad tildada de secreta, a la que se acusa de estar detrás de varias supuestas conspiraciones que luego se convirtieron en realidad, como el diseño de la Transición política en España, las subidas en el precio del barril de Brent o los últimos ataques especulativos contra la moneda china, por poner un ejemplo.


De ello han dado buena cuenta escritores como el canadiense Daniel Estulin, la española Cristina Martín o el norteamericano James Tucker, y lo cierto es que el Club Bilderberg no tiene página web y sólo cuenta con una pequeña oficina en la localidad holandesa de Da Leiden con un número de teléfono y otro de fax como únicos contactos.


En la actualidad, los alma máter de esta organización son los norteamericanos David Rockefeller (Chase Manhattan Bank), James Wolfensohn (ex director del Banco Mundial), el belga Étienne Davignon (Suez Tractebel) y el irlandés Peter Sutherland (Goldman Sachs), quienes se aseguran de que todo el mundo se lleve bien durante el cónclave.


Para ello, cuentan también con la ayuda de representantes de la realeza europea que suelen asistir, como la reina Beatriz de Holanda, el príncipe Felipe de Bélgica o nuestra reina Sofía, quien ha acudido una docena de veces en calidad de miembro permanente y que en un reciente libro de Pilar Urbano ha subrayado lo “apasionantes” que son para ella este tipo de reuniones.


“A lo largo de los años vas conociendo a gente muy diversa, bien informada, bien relacionada, cada una con un bagaje formidable en su terreno, en su área o en su país. (...) ¡Se aprende tanto!”, señala doña Sofía, para quien el verdadero secreto de Bilderberg es que “cada uno puede decir con libertad lo que piensa, lo que en un debate le venga a la cabeza, y que eso no se difunda”, sin que ello signifique que estén conspirando durante el cónclave. “¡Nada de conjuras! Allí nadie es reina, ni canciller, ni presidente de un gobierno o chairman de una multinacional”, hace hincapié.


Sin distinciones protocolarias.

En este sentido, la distribución de los asistentes sigue un orden alfabético rotatorio que elimina cualquier distinción protocolaria. Un año se empieza por la A (tal honor le correspondió en 2009 a Josef Ackermann, presidente del comité ejecutivo del Deutsche Bank) y al otro por la Z (en Sitges se comenzará previsiblemente por Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial).

En cada cónclave hay cuatro sesiones al día, dos por la mañana y dos por la tarde, a excepción del sábado, en el que hay un plenario previo a la clausura. Como un debate entre 120 personas sería muy tedioso y difícil de manejar, el club divide el jueves y el viernes a los asistentes en seis grupos de 20 con un moderador cada uno. Tres de esos grupos cogen un tema y los otros tres otro distinto, y lo analizan desde diferentes puntos de vista durante dos horas. Por las tardes, los grupos se reducen a dos de sesenta. En cuanto al orden de palabra, los participantes eligen antes del discurso inicial del moderador cuántos minutos quieren hablar levantando uno, tres o cinco dedos de su mano.


Los que quieren hablar durante un minuto tienen preferencia y, al final, hay un turno de preguntas en el que un participante puede interpelar a otro directamente. Esos son los mejores momentos, como en 2002, cuando los bilderbergers europeos asaetearon a preguntas a Donald Rumsfeld a cuenta de la contienda que se estaba ya preparando contra Iraq.


Y aunque la organización informa previamente de los temas a discutir y pide a los asistentes que se los preparen, no les entrega documentos ni levanta actas de cada sesión. Con todo, las distendidas comidas y cenas que preparan los mejores chefs de la zona -un motivo más para haber elegido Sitges- son unas ocasiones excelentes para que los asistentes intercambien información sensible.


¿De qué se hablará en Sitges? En primer lugar, de la crisis económica que azota el Viejo Continente y posiblemente de los problemas del narcotráfico, la guerra en Afganistán, la retirada norteamericana de Iraq y el desafío nuclear de Irán, según varios bilderbergers consultados por Tiempo. En 2009, en la reunión que se celebró cerca de Atenas, no hubo consenso sobre cómo afrontar la recesión que ya se sentía en Europa, según Estulin. Una parte se posicionó a favor de una “brutal” recesión mundial para salir antes de la crisis, mientras que otros abogaron por una caída “más suave” durante cinco o seis años para no socavar los cimientos de las economías occidentales.


Una docena de españoles.

Ahora en Sitges, los ojos de los más poderosos se volverán a posar sobre las economías mediterráneas, aunque la elección de esta localidad catalana no tiene nada que ver con la actual situación financiera de España. Cada año, al terminar el cónclave, la dirección del Bilderberg sabe dónde se va a celebrar la siguiente cita, pero no la desvela a los asistentes hasta unos meses antes por motivos de seguridad.

Nuestro país no acogía una reunión de este tipo desde la cita en La Toja (Pontevedra) allá por 1989, que contó con la asistencia de los Reyes y del entonces presidente del Gobierno, Felipe González, y el porqué de ahora en España hay que buscarlo simplemente en que coincide con la Presidencia de la UE.


Por eso, el año pasado en Grecia la delegación española fue más numerosa de lo habitual y para Sitges se espera que el número ascienda a una docena de miembros con la reina Sofía al frente, la participación de Zapatero en el pleno inaugural y una nutrida presencia de miembros del Gobierno como Miguel Ángel Moratinos, quizás Elena Salgado y Bernardino León; de representantes de la banca y el mundo empresarial como Rodrigo Rato (Caja Madrid), Patricia Botín o Matías Rodríguez Inciarte en representación del Santander, José Manuel Entrecanales (Acciona) y Juan María Nin (La Caixa); así como del comisario europeo Joaquín Almunia y algún miembro del PP (ver recuadro en la página anterior), CiU o la Generalitat catalana como deferencia hacia los anfitriones.


La lista completa la tiene Juan Luis Cebrián, consejero delegado del grupo Prisa, bilderberger desde 1983 y que en la actualidad es el representante de España en el Comité Ejecutivo, el núcleo duro del club, del que forman parte 24 europeos y 17 norteamericanos, y que se encarga, entre cita y cita, de buscar unos 70-80 invitados para la siguiente edición.


En busca de líderes.

Uno de los aspectos más destacados de este club es la capacidad que ha tenido para catapultar al poder a jóvenes promesas políticas. El caso más mencionado en la historiografía de los bilderbergers es el de Bill Clinton, quien en 1991 asistió a la reunión de Baden-Baden (Alemania) siendo un desconocido gobernador de Arkansas. Unos meses después se hizo con la candidatura del Partido Demócrata y a finales de 1992 ganó las elecciones. Algo parecido le pasó a Tony Blair, quien fue invitado en 1993, un año antes de ser elegido a la cabeza de los laboristas británicos y cuatro antes de su entrada triunfal en Downing Street.

Igualmente, todos los secretarios generales de la OTAN fueron antes que ello miembros de esta sociedad y el caso más sorprendente es el de Javier Solana, cuya primera aparición en este foro fue en 1985, cuando era ministro de Cultura y pocos sabían de él fuera de España.


El propio Barack Obama sucumbió al encanto de este tipo de reuniones en mayo de 2008, cuando su candidatura a la Casa Blanca empezó el irresistible ascenso entre los demócratas. Su cicerone fue Timothy Geithner, por entonces un joven presidente de la Reserva Federal de Nueva York al que los bilderbergers bendijeron meses después cuando fue nombrado secretario del Tesoro. ¿El motivo? Le conocían de varios años de compartir cónclaves y sabían cómo actuaría en la lucha contra la recesión.

Otro hecho remarcable es lo malicioso del sistema de invitaciones, que hace que aquellos que no causan una buena impresión a la primera sean borrados de sucesivas ediciones. Fue el caso de Jordi Pujol, quien tras su paso por el Bilderberg de 1991 no volvió a contar en sus planes; el de Esperanza Aguirre, que participó en 1999 y 2000, cuando Aznar aún no había elegido a su sucesor; o más recientemente el de Miguel Sebastián, que estuvo en 2005 tras ponerse al frente de la Oficina Económica en Moncloa y cuyos comentarios no fueron bien acogidos por los mandamases del mundo.

 
 
::::::::::::::::
 
europapress.es
 

CATALUNYA

El Club Bilderberg se reúne este año en Sitges, con la asistencia de la Reina y Zapatero

 
BARCELONA/MADRID, 2 Jun.
2010 19:20 (EUROPA PRESS)


   El Club Bilderberg se reunirá este año en Sitges (Barcelona) entre este jueves y el sábado, y un año más se espera la asistencia de la Reina Sofía durante los tres días, confirmaron a Europa Press fuentes diplomáticas.

 

   Además está prevista la asistencia el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que también ha sido invitado a las jornadas.

 

   Las sesiones se realizarán en el hotel Dolce, unas instalaciones de lujo que resultarán de difícil acceso estos días.

 

   El Club Bilderberg celebra anualmente una conferencia privada durante varios días con más de un centenar de destacados dirigentes mundiales e influyentes personalidades de diversos sectores, que asisten sólo por invitación.

 

   La Reina asiste este año una vez más, como ya hizo en la reunión de 2009, que tuvo lugar en la capital de su país natal, Atenas (Grecia), y también en ocasiones anteriores.

 

   Entre el resto de invitados que se esperan están el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero; la Reina Beatriz de Holanda; el director de la Organización Mundial del Comercio, Pascal Lamy; el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet; el ex secretario general de la Otan, Jaap de Hoop Scheffer; y el ex comisario europeo y ex ministro español Pedro Solbes, según varios medios nacionales e internacionales.

 

   La primera conferencia Bilderberg original se organizó en el Hôtel Bilderberg, cerca de Arnhem (Países Bajos), en 1954.

 
 
::::::::::::::::::::::::
 
Agencia Efe

02/06/2010 12:01 ECO

CLUB BILDERBERG

Las personas más poderosas del mundo se reúnen en un hotel de Sitges

Barcelona, 2 jun (EFE).- El Club Bilderberg, que reúne a presidentes de empresas, bancos, jefes de Estado, miembros de las monarquías europeas y a las personas más influyentes del mundo, se reúnen a partir de mañana en Sitges (Barcelona), donde debatirán temas económicos y políticos sin hacer públicas sus conclusiones.

El encuentro, que cada año se celebra en un país distinto, es privado y casi secreto, y la discreción sobre lo que se habla es total.


Según ha informado hoy El Periódico de Catalunya, este año el centenar de hombres y mujeres más poderosos del mundo que son miembros del Grupo Bilderberg se reúnen en el hotel Dolce de Sitges, donde las medidas de seguridad se están aplicando desde hace ya una semana.

Entre los miembros españoles que suelen acudir anualmente a la convocatoria de este exclusivo grupo se encuentran la Reina Sofía, los presidentes del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, de Acciona, José Manuel Entrecanales, o el ex ministro de Economía Pedro Solbes.


Fuentes de la cadena hotelera han señalado a Efe que no pueden "confirmar ni desmentir" la presencia de personalidades durante estos días aunque sí han admitido que el recinto se encuentra cerrado al público hasta el próximo domingo.


Los trabajadores de la urbanización Can Girona donde se encuentra el hotel, la más lujosa de Sitges, también han tenido que acreditarse para acceder a la zona y se les ha pedido confidencialidad sobre el evento.


Los Mossos d'Esquadra, que se encargarán de velar por la seguridad de los altos cargos reunidos, llevan varios días organizando un dispositivo para evitar incidentes y manifestaciones de grupos antiglobalización, que ya han anunciado su presencia en los alrededores.

La primera conferencia del club tuvo lugar en el Hotel Bilderberg, cerca de Arnhem (Países Bajos), el 29 y 30 de mayo de 1954.


Entre los principales impulsores figuran el ex ministro belga Paul Van Zeeland, el príncipe Bernardo de Holanda y el judío polaco y asesor político Joseph Retinger.

Otros asistentes activos son el estadounidense Donald Rumsfeld, el irlandés Peter Shuderland o el ex presidente del Banco Mundial Paul Wolfowitz. EFE

 
ETC.


--
Salut i independència!

Jordi

www.sossagradafamilia.org
http://youtube.com/sossagradafamilia

:: http://www.jordibilbeny.com/ ::

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres